domingo, 4 de mayo de 2014

Madre

El sufrimiento nace cuando esperamos que los demás nos amen de la manera que imaginamos y no de la manera con la que el amor debe manifestarse: libre, sin control, guiándonos con fuerza, impidiéndonos parar. El verdadero amor es sano y no tiene límites como el amor de madre.
A mi madre, gracias. Gracias por tu confianza, por tu compresión, apoyo, ayuda, lealtad y cariño. Gracias por darme este gran milagro que es la vida.


Feliz día de la madre. Te quiero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario