lunes, 13 de enero de 2014

El Secreto.

Había escuchado hablar muy mal del libro de ''El Secreto''... ''El secreto es la ley de la atracción, es decir, lo que desees y pienses se manifiesta de forma física''. 
Comentarios que sostienen que es un chantaje comercial, que se aprovecha de verdades cotidianas llevándolas a los límites de la imaginación y que sólo convierte en millonarios a sus autores. Que se trata de una manipulación de las emociones predominantes de una época. 

Me solían preguntar si era seguidora del Secreto. La verdad es que no. De hecho, esa pregunta me daba mucha rabia después de leer tan malas críticas. Así que decidí leerlo.

Coincido, realmente coincido. Pienso que siendo optimista, se me hará más fácil el camino... o no más fácil, pero sí más emocionante. Que si vivo una atmósfera de emociones positivas y serenidad, puedo lograr torcer el destino a mi favor. Pero esta posición no la tengo porque sí. Probablemente los que acudieran a este libro sea porque se encontraban perdidos sin saber qué hacer. Cuando permitimos que los problemas nos ahoguen, no podemos contemplar el mundo con los mismos ojos que lo contempla una persona que está bien, es imposible. 
Yo decidí dar un vuelco a mi vida por voluntad propia. Problemas tenemos todos, pero ser pesimista no me ayuda, más bien me atrasa. Quedarme de brazos cruzados porque doy por hecho que haga lo que haga va a salir mal es un malvivir y yo no quería eso. 
Para las personas que han pasado momentos muy críticos en sus vidas en los que se planteaban si era mejor seguir en un camino que da asco o morir, darse la oportunidad de apreciar la vida bajo otro punto de vista tiene un grandísimo mérito. Y les prometo que ese abrir de ojos es totalmente mágico, es como volver a nacer y descubrir un mundo lleno de misterios que invita a resolverlos con entusiasmo.
Y les soy sincera, aún no me he sacado la lotería siendo positiva y grata. Según el libro, adoptando esta posición obtienes lo que quieres, pero para obtenerlo tienes que accionar. Está claro, acción y reacción. 

La gratitud fue la llama que encendió mi fuerza. Dejé de quejarme, de centrarme en lo que había mal y comencé a sentirme agradecida por lo que era, por los que están y por lo que tengo. Y no era mucho, pero era suficiente para ser feliz. Era el motivo perfecto para dejar atrás lo malo que me había pasado. La gratitud es la medicina más eficaz para la tranquilidad de la mente. 

Seguro has pedido perdón a personas, pero ¿a ti mismo? 
Me di cuenta que todo lo que prometía a la gente lo cumplía, pero no cumplía nada de lo que me prometía a mí misma. Valoraba más a los demás. Me sentía una basura... esto es realmente triste. 
Me vi en la obligación de autoperdonarme. Y dicho así suena estúpido e infantil, pero estando dentro es totalmente diferente. 
''¿Por qué no hago por estar bien? Yo tengo derecho a ser feliz. No debo nada a nadie más que a mí misma.''
Para mí fue un proceso milagroso. Ahora, que ha pasado tiempo, me doy cuenta que lo que llamamos milagros no son contra natura, son sólo hechos contrarios a lo que conocemos de la naturaleza. Las fuerzas naturales que se encuentran dentro de nosotros son las que realmente curan nuestras enfermedades. Y que mi imaginación es la verdadera alfombra mágica.
Si quiero que mi vida sea un drama, será un drama. Si quiero que sea una comedia, será una comedia. Si quiero que sea una historia de terror, será una historia de terror. Si quiero que sea una de acción o de ficción, eso será. Y si quiero que sea todo junto, también.
Eres el guionista, productor, director y actor de tu película: tu vida. 

http://www.upsocl.com/comunidad/la-clave-para-la-felicidad-esta-en-este-video-y-esta-comprobado-cientificamente/

No hay comentarios:

Publicar un comentario