jueves, 12 de diciembre de 2013

¿Te gusta lo que estás viendo?

Para esas personas que dicen estar al mando, no me importa si obtuvieron no sé cuántas estrellas en su uniforme. No me importa a qué ''nivel superior'' estáis ni tampoco lo que habéis hecho o dicho, ni el tiempo  y dinero que habéis empleado. No me importa lo que hagan porque no tenéis poder. ¿Por qué a favor de esta dictadura fascista? ¿Porque estáis bien ahí? Y qué es del resto, de vuestros hijos, de vuestros nietos... Qué será de ellos. Vivirán en el mundo que permitimos crear.
Quítense ese disfraz, ese uniforme, esa piel que os habéis puesto para hacernos creer que sois eso. Pon ese uniforme en el armario. ¿Qué eres ahora? Otra persona que duerme y no ve lo que está pasando ahí fuera.
Y si quemas ese uniforme y te pones a trabajar humildemente, ¿qué eres ahora? Lo que has sido siempre, otro individuo más.
Y me da lástima porque sé que uno no puede culpar a esos que están al mando porque somos nosotros los que lo permitimos.
La libre voluntad se trata de si decides permitir que esta situación continúe o si decides deshacerte de ella. Apaga la televisión y usa la empatía. Date cuenta que lo que experimentamos es el libre albedrío. LIBRE. Aléjate del miedo. Ya es hora de que la gente se dé cuenta del verdadero poder que tienen. No somos números, no somos etiquetas. Somos un pueblo soberano y los gobiernos deberían ser nuestros sirvientes selectos. ¿Dónde está su posición jerárquica de verdad? 
Los gobiernos sirven al pueblo. La gente no sirve al gobierno. 
Sensibilízate. Con nuestra opinión y el entendimiento público ante el dilema que nos enfrentamos como humanidad podremos revertir la situación pacíficamente. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario