sábado, 16 de noviembre de 2013

Recuerdos de amor

Hoy hace un año de una anécdota que cambió mi vida a mal en aquel momento. 
Hoy me levanté y abrí mi baúl de los recuerdos. ¿Por qué y para qué?... Maravillosa pregunta. Simplemente lo hice. ¿Quién actuaba?
El maravilloso Mundo del inconsciente. Ahí donde se refugian nuestros recuerdos. Ese lugar que actúa por instinto sin necesidad de pensar. Ese hueco cargado de emociones. Y, ¿si permito que fluyan?
Sin pedirlo, me acaban de recordar el motivo.
Es fabuloso el ciclo de la vida porque inconscientemente actuamos acorde a nuestro pasado.
¿Sabéis lo que me fascina de esto? Que jamás fui fiel al olvido. 
Me gusta recordar esas anécdotas que me hicieron vivir un momento crítico. Son la clave de mi ser, la esencia de mi aprendizaje. Y lo más maravilloso es sentirlo hoy con tanto amor. Maravilla, esa es la palabra.
Maravilloso, sí señor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario