domingo, 1 de septiembre de 2013

Psicología del amor.



El amor es entre todas las emociones la más humana y la más compleja, la que más canciones y películas ha suscitado, pero, también es la que más nos cuesta comprender e interpretar. ¿Qué es realmente el amor?

Desde una perspectiva puramente biológica algunos dirían que es una interacción entre feromonas y oxitocina, otros que no es más que un instinto que asegura la supervivencia de la especie que ha evolucionado hasta hacerse más social.


Para esclarecer términos, habría que hablar por un lado de amor y por otro de “amor romántico”, el que entendemos que es amor hoy en día. El amor y la necesidad de afiliación son emociones universales inherentes en el ser humano, pero el “amor romántico” como base de la pareja estable, de más reciente aparición, se da sólo en las culturas occidentales, por lo que es relativo a la cultura y no universal ni contante.

Casi todas las personas tenemos una idea del amor muy idealizada, como un valor ensalzado, puro, universal, eterno e irracional que supera todas las barreras, de manera casi sobrenatural, la única forma de tener pareja estable y la formación de la familia, cuando hablamos de este tipo de amor hablamos de “amor romántico”, exclusivo de la cultura occidental y de nuestra época actual.

El amor según Sternberg está compuesto por tres variables, que en perfecto equilibrio componen la forma pura del amor:


Intimidad: Sentimiento de cercanía, unión y afecto hacia otra persona
Pasión: Estado de excitación mental y física caracterizado por vehemencia por otra persona
Compromiso: Relación de compañerismo sin que haya intimidad ni pasión


En realidad nunca se da una combinación perfecta de las tres variables, el ciclo amoroso no es constante y hace que mientras el amor romántico comienza con altas dosis de pasión y una creciente intimidad, se vaya transformando en amor compañero dónde baja la pasión, se mantiene la intimidad y aumenta el compromiso. Hay incluso quien le pone fecha a este cambio, entorno a los cuatro años, pero obviamente es muy difícil aproximar una fecha, debido a todas las variables que intervienen.

Muchas parejas no aceptan el cambio de “amor romántico” a “amor compañero” y lo interpretan erróneamente como el fin del amor. El tono emocional del amor compañero es más moderado que el del pasional, las pasiones extremas se transforman en comunicación, ternura, afecto y satisfacción, las claves de una relación duradera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario