sábado, 28 de septiembre de 2013

Ángel.





Pasas todo tu tiempo esperando 
Por esa segunda oportunidad 
Por un comienzo que haga 
Que todo esté bien.
Siempre hay una razón 
Para no sentirse lo suficientemente bien 
Y es duro al final del día.
Necesito alguna distracción 
Oh, hermosa liberación 
Los recuerdos se filtran por mis venas.
Déjame estar vacía 
Y más liviana 
Tal vez encuentre algo de paz esta noche. 

En los brazos de un ángel 
Me alejo volando de aquí 
De esta fría y oscura habitación de hotel 
Y el infinito que siento
Me sacaron de los restos
De mi sueño silencioso 
Estoy en los brazos de un ángel 
Ojalá encuentre consuelo aquí.

Estoy tan cansada del camino recto 
Y dondequiera que me volteo
Hay buitres y ladrones a mi espalda 
Y la tormenta sigue dando vueltas 
Sigue construyendo mentiras
Que compensan todas tus carencias
No hace ninguna diferencia 
Escapar una vez más
Es más fácil creer en esta dulce locura
Oh! En esta gloriosa tristeza que me pone de rodillas 


jueves, 26 de septiembre de 2013

“¿QUÉ QUIERES de la vida?”

Con esta pregunta empieza A Guide to the Good Life, el libro de William B. Irvine sobre el estoicismo. “De todas las cosas a las que podrías dedicar tu vida, ¿cuál de ellas crees que es la más valiosa?” continúa. “Si vives sin un gran objetivo, no tienes una filosofía de vida coherente. ¿Y por qué es importante tener una filosofía tal? Porque si no la tienes, corres el riesgo de malvivir –de que, a pesar de todo lo que hagas, a pesar de todas las cosas placenteras de las que disfrutes, acabes viviendo una mala vida.”

jueves, 19 de septiembre de 2013

Creer y crear.

La creatividad es una de las cualidades más importantes que debe poseer un profesional para lograr sus objetivos. La creatividad es la que nos permite idear una forma distinta de llegar a nuestro destino. La creatividad es lo que nos permite diferenciarnos del resto de nuestros competidores. La creatividad es la que nos permite encontrar luz en los caminos en los que otros encuentran oscuridad.
Este es el motivo por el que insisto tanto en este tema.

En varias oportunidades me ha ocurrido que después de presentar una estrategia siempre aparece el comentario: “eso no se puede hacer porque nadie lo hace así”. Existe una posibilidad que lo que yo propongo no se pueda hacer, pero que se justifique con el hecho de que nadie lo hace así no es válido. Es más, si fuese cierto aún estaríamos viviendo en la edad de piedra.

La base de la creatividad es abrir la mente y visualizar el resultado deseado. Mirar el futuro. Luego pensar en distintas maneras de poder llegar allí, y lo más importante es no ponerse ningún obstáculo ni descartar ningún camino.

Existen muchas personas que cuando le vas a plantear una idea, en lugar de tratar de entenderla, dedican su mente a buscar la razones por las que lo que está escuchando no puede funcionar. Cuando alguien te esté contando una idea debes primero tratar de entenderla (hábito distintivo de los profesionales valiosos: entender primero para luego hacerte entender – Stephen Covey), luego visualizarla y determinar si de esa forma es posible llegar al destino (Tener el fin en la mente, otro hábito de los profesionales exitosos – Stephen Covey) y finalmente identificar lo que tuviera que ocurrir para poder desarrollar esa idea. En ningún momento se debe descartar, por más absurda que pudiese ser. Más adelante, y disponiendo de un conjunto de ideas desarrolladas y documentadas correctamente, es cuando se podrá decidir el camino a seguir.
Todas las ideas, incluso las más absurdas, ayudan a la creatividad a generar nuevas ideas quizás no tan absurdas. Esto se llama sinergia (Otro de los hábitos de los profesionales exitosos de Stephen Covey, ¿Coincidencia?).

En mi vida  he encontrado muchas personas que están más preocupadas en rechazar tu idea que en entenderlas, que están más pendientes de demostrar que ellos saben más que tú, personas que dicen que están dispuestas a cambiar siempre y cuando todo quede igual. Cuando te encuentres con uno de ellos, has lo que hago yo, no perder el tiempo y seguir adelante, ya que ellos se quedarán atrás, viviendo en su cueva. Evoluciona o muere. El cambio es el agente de la evolución, la creatividad es el motor del cambio.

martes, 17 de septiembre de 2013

El beso imposible.

Recuerdo que en los años adolescentes me enamoraba muy fácilmente. Bastaba una sonrisa, una mirada, muchas veces inintencionada, para que se desatara todo un aparato emocional que acababa revistiendo esa primera vivencia en un auténtico objeto de veneración. El amor por entonces no consistía en un deseo de unión o posesión, como gusta definir a algunos filósofos irracionalistas, sino en un proceso de sublimación o irrealización por el que una simple vivencia acababa convirtiéndose en un objeto ideal, no por imposible, sino por irreal. Es comprensible que, tras este proceso de conversión, sobreviniera la habitual frustración -o mejor, desilusión- en el primer encuentro con quien hasta entonces había constituido foco de tantos halagos y atenciones. La carne se imponía. Aun recuerdo la primera acaricia que, lejos de estimular mis apetencias, me produjo una desilusión sin precedentes. Aquella acaricia me recordó la imperfección de mi carne, su mortalidad, la imposibilidad de encontrarme con aquello que más había amado.

Cuanto más convertía su amor en un imposible, más profundamente traicionaba el sacerdote a Buda, pues la imposibilidad de su amor se encontraba aparejada con la imposibilidad de llegar a la iluminación. Y cuanto más advertía que su amor no podía tener esperanza, más crecía la fantasía que lo alimentaba y más se arraigaban sus pensamientos impuros. Mientras consideraba que su amor tenía alguna posibilidad, le había sido más fácil renunciar a él; pero ahora que la Gran Concubina se había convertido en una criatura fabulosa y totalmente inalcanzable, el amor del Gran Sacerdote se inmovilizaba como un gran lago de aguas calmas que cubría, inexorablemente, la superficie de la tierra.

Esperaba ver el rostro de su dama aún una vez más, pero temía que esa figura, que ahora se había vuelto una gigantesca flor de loto, se desvaneciera sin dejar rastros. Si aquello sucedía, el Gran Sacerdote se salvaría. Esta vez no dudaba de alcanzar la verdad. Y aquella mera perspectiva llenó al sacerdote de miedo y reverencia. (Yukio Mishima, "El sacerdote y su amor", La Perla)

Ambigüedad sin límites.

"- Todos me felicitan como si hubiera hecho algo estupendo. Le he dado fuerte. Estaba esposado. No sé dónde está el límite.
- Tienes mucho poder ahí fuera. Si no puedes controlarlo quizá no deberías estar aquí. Oye, cuando salimos de la Academia pensamos que todo es blanco o negro, pero no lo es. Vivimos en el gris. Vivimos ahí. Ahora sabes de lo que eres capaz."

Este diálogo entre John Cooper, oficial tutor, y Ben Sherman, policía novato, pone un final rápido al período de aprendizaje de este. Estamos ante un Meister de Goethe para Academia de Policía.

Primeras impresiones:
Es todo un ejercicio de guía en la complejidad a través de un discurso del límite.

Segundas impresiones:
Algo ha cambiado. Ya no se trata del límite como línea móvil, tampoco como la rígida que se cruza o no. No estamos, y es una novedad de este tiempo, (Southland no es la única) ante series negras, herederas de la novela negra o el film noir. Se trata de series grises. La diferencia es muy importante. Hay un discurso del límite para un mundo en blanco y negro, pero falta otro para el mundo en gris. Ya las imágenes van por delante mostrando calles, comisarías, agentes, ciudadanos de varias clases sociales, prácticamente sin efectos especiales. Es el límite en lo cotidiano, no lo extraordinario. 

Terceras impresiones:
Se trata de la ambigüedad sin límites, es decir, sin referencia al tema del límite. Ya no tiene que ver con el "trans" del transgredir. Tiene que ver con un término al que se asocia ahora la ambigüedad en estas series, y es la palabra "monstruo", lo que carece de límites. Pero esta, a su vez, no responde al tópico. Asociamos el monstruo con el Prometeo del Mal, cuando es el Proteo del Mal. 
El delincuente transgrede la ley humana, el monstruo carece de la humanidad del límite. Pero el monstruo es un momento de nosotros mismos, una posibilidad, reflejado en el espejo. Los policías en estas series no temen al delincuente, es su razón de ser, pero retroceden espantados ante el monstruo. Y, por ello, abandonan o están tentados de ello: "soy lo que soy porque hago lo que hago" (Wallander) Así en The Closer, así enWallander, así el primario Frank de Breaking bad. Mr.Walt White (WW) es Heisenberg, no Walt Whitman. El gris es el color de la gente corriente, es decir, de los monstruos cotidianos. Hay que volver a leer a Ingrid Noll. Pocas obras literarias me han desconcertado más.



por josé luis molinuevo

Romanticismo negro.

Leo en la prensa que hay en Frankfurt una macroexposición sobre el "Romanticismo oscuro". A la oportunidad de la misma se añade el que sea precisamente en Alemania, a la que se le suele identificar con el romanticismo luminoso, especialmente por su primer romanticismo. 

Si el romanticismo luminoso es el alma de la publicidad, el negro lo es de nuestras distopías, en particular de las tecnológicas. Citan un frase de Baudelaire, el gran tardorromántico, es decir, moderno: "El romanticismo es una gracia, una gracia divina o infernal, que nos ha marcado con estigmas indelebles". 

Esta mañana hablábamos en clase del lado oscuro de lo sublime, de los costes humanos en la publicidad y la propaganda política. Lo sublime es el diagnóstico de la catástrofe desde una distancia de seguridad. El cuadro de Colman, que no conocía, es un magnífico ejemplo de ello: hundimiento del mundo contemplado serena y (hasta cabe suponer) deliciosamente por un individuo que acodado sobre unos libros muestra una leyenda. Es de 1837, pero resulta extrañamente actual. Enciendo la radio, pongo la televisión y le veo y oigo: es un tertuliano. Diserta sobre lo mal que está el presente y que no hay futuro: el mundo se hunde a sus pies mientras pasa por caja.

Música.

-No sé como seguir viviendo.
-Vuelve a casa, pon tu mejor disco y con cada nota recuerda que hay algo que la oscuridad no podría quitarte.



lunes, 16 de septiembre de 2013

¿Qué es el amor?

Uno de los niños de una clase de educación infantil preguntó:
Maestra… ¿qué es el amor?

La maestra sintió que la criatura merecía una respuesta que estuviese a la altura de la pregunta inteligente que había formulado. Como ya estaban en la hora del recreo, pidió a sus alumnos que dieran una vuelta por el patio de la escuela y trajeran cosas que invitaran a amar o que despertaran en ellos ese sentimiento. Los pequeños salieron apresurados y, cuando volvieron, la maestra les dijo:
Quiero que cada uno muestre lo que ha encontrado.

El primer alumno respondió:
Yo traje esta flor… ¿no es bonita?

A continuación, otro alumno dijo:

- Yo traje este pichón de pajarito que encontré en un nido… ¿no es gracioso?


Y así los chicos, uno a uno, fueron mostrando a los demás lo que habían recogido en el patio.

Cuando terminaron, la maestra advirtió que una de las niñas no había traído nada y que había permanecido en silencio mientras sus compañeros hablaban. Se sentía avergonzada por no tener nada que enseñar.

La maestra se dirigió a ella:
Muy bien, ¿y tú?, ¿no has encontrado nada que puedas amar?

La criatura, tímidamente, respondió:

- Lo siento, seño. Vi la flor y sentí su perfume, pensé en arrancarla pero preferí dejarla para que exhalase su aroma durante más tiempo. Vi también mariposas suaves, llenas de color, pero parecían tan felices que no intenté coger ninguna. Vi también al pichoncito en su nido, pero…, al subir al árbol, noté la mirada triste de su madre y preferí dejarlo allí…


Así que traigo conmigo el perfume de la flor, la libertad de las mariposas y la gratitud que observé en los ojos de la madre del pajarito. ¿Cómo puedo enseñaros lo que he traído?

La maestra le dio las gracias a la alumna y emocionada le dijo que había sido la única en advertir que lo que amamos no es un trofeo y que al amor lo llevamos en el corazón.


El amor es algo que se siente.

Hay que tener sensibilidad para vivirlo.

Conversaciones.

[...]
 Empezó a hablar conmigo. Boberías, quise pensar, pero me trababa la forma con la que clavaba su mirada en mis ojos. 
Se puso a adivinar cosas. Me dijo:
-tú escribes, eres música, eres sensible, humilde... Ya no estás escribiendo, ya no estás cantando como lo hacías antes. ¿Qué te pasa Sofi? 
Mi mente se nubló. 
-Eres una persona limpia, pura y transparente, y eso no te ha traído más que problemas. Eres una persona que transmite. Tienes algo y la gente se da cuenta. Saben que eres diferente y como vivimos en un mundo de víboras, se han dedicado a hundirte porque quieren eso, ver mal a los demás. Eres una niña mujer, siempre lo fuiste. De pequeña te sentías ridícula jugando con los niños, por eso preferías no relacionarte. Tienes unas altas capacidades y los niños son crueles... Tuviste que soportar insultos, burlas y atropellos psicológicos y físicos. Veo algún ser cercano con algún problema, y te solían hacer sentir mal con malos comentarios hacia esa persona... la gente es mala, no les hagas caso y siéntete orgullosa de ayudar a un ser que lo necesita, ellos no lo harían. Tu familia es caos, con ellos nunca podrás contar, y en casa parece que las cosas van mejor, pero hay daños pasados que quedan por cicatrizar... o tal vez no sea necesario, cada día eres más fuerte. Has pasado por cosas horribles que no voy a tocar, ya sabes de qué te hablo. Cuando creías que tenías amigos te han dado la puñalada. Este año te lo creíste... ¿sigue esa gente en tu vida? (No) Mejor que no estén, no te merecen. Esos... ¡basura!  Mira a tu alrededor... ¿quién de esas y esos están teniendo ahora una conversación decente, en un lugar como este y con una persona que sabe?... Diiiiiime (No lo sé) Ninguna. Están desnutriendo sus cerebros. No, no hay amigos, no hay nada. ¿Un consejo? Desconfía. ¿Y esas putas migrañas? Es normal que las tengas. Estás bloqueada, sobrecargada, en tensión continua. ¿Por qué un año sin hacer nada? (Me quedé callada y más que hundida. Quise decir algo...) Tienes depresión. Te han condicionado y lo has permitido. (Y es cierto. La situación generó en mí una frustración horrorosa y unas ganas de desaparecer increíbles, lo cual fue el motivo perfecto para darme por vencida y sentirme incapaz de todo. Excusas, supongo. Ahora me arrepiento).
Tú eres una persona brillante y sabia. Eres éxito. Eres sabiduría. Deja toda esa mierda, esa basura, bárrela de una puñetera vez, ¡ya! Es hora de renacer, de resurgir y tienes poder. Eres tan buena... Hasta ahora has estado sola pero ahora tienes a alguien, aunque ni tú ni ese individuo seáis conscientes de ello aún. Te dará toda esa fuerza y seguridad que necesitas para llegar a lo que quieres. ¿O no es cierto? (Creo que sí... creo) Pues todavía queda.
¿Te he leído la mano? (No...) Bueno, hoy no toca. Lo que sí te puedo decir es que de esta mierda vas a salir. Ojalá pudieras contar con una infancia bonita pero no pasa nada, tu futuro va a ser lo que tú quieres que sea y estás comenzando a jugar un buen partido. 
Te diré una cosa. Por muy ilusionada y por mucho proyecto de futuro que tengas con alguien, no creas en un siempre, la vida da muchas vueltas y tú estás cambiando. A lo mejor llegarás al punto de que no te llene y necesites de otra persona, pero esas cosas pasan. Sé que ahora estás pensando que tus ideologías y creencias pueden variar con el tiempo, con la madurez y la experiencia, pero tus sentimientos no, que estás segura de ellos. Has de saber que va todo ligado, que todo cuenta. Razón y mente. Estabilidad. 
Se quedó callada y luego siguió.
[...]





Boberías de la cabeza.

Es impredecible saber lo que voy a hacer. Puede que un día me veas dando saltos de alegría, y dos minutos después me encuentres llorando, o que me encuentres deprimida y al segundo empiece a reír a carcajadas. Puede que pienses que soy tonta pero entonces digo la cosa más inteligente del mundo y te sorprendes, o pienses que soy muy lista y diga tantas estupideces que te lo cuestiones. Puede que creas que soy rica o pobre y de lo que no te das cuenta es de que necesito poco para ser feliz. Puede que sepas que me gusta cantar en la ducha, comer chocolate y llorar con pelis empalagosas, pero quizás no sepas que me gustan los deportes de riesgo, montar en avión y tener pesadillas. Puedes creer que me conoces pero en realidad no sabes nada de mí... o crees que no sabes nada sobre mí pero sabes más de lo que piensas.

Principios.

Hablemos de los principios, de los ideales. Esos conceptos que se encuentran en decadencia -a veces son incluso inexistentes, para qué engañarnos-. La cuestión es que esta tarde me he encontrado sentada en el parque, observando a una pareja joven comiéndose a besos, cerca de unos abuelos enamorados -sí, a pesar de la gran cantidad de divorcios diarios, aún hoy podemos pasear y encontrarnos a dos amantes que después de 50 años se quieren como el primer día, sorprendente ¿no?- que acompañaban a sus nietos a pasar unos momentos de felicidad infantil -sí, esa alegría que desprenden incluso sin un porqué-...

He llegado a casa y, ¿ qué queréis que os diga? Me ha dado por contaros todo aquello que se me ha pasado por la cabeza frente a esa situación. Y la cuestión es que me he enfadado. Sí, habéis leído bien. Me enfada vivir en este mundo loco, junto a esta sociedad materialista, egoísta e hipócrita. Que sí, que quizás esté exagerando. Echo de menos las grandes verdades de la vida, aquellas pequeñas cosas que le dan sentido a nuestra existencia. La amistad, la unión familiar, el romanticismo, la importancia de valerse por uno mismo, la exigencia y el trabajo duro que conlleva la lucha por nuestros sueños, las conversaciones, el respeto... En definitiva, los principios. Aquellos ideales que dejan poco a poco de inculcarnos, que desaparecen día a día dejando paso a las tecnologías, a los programas de cotilleos, al “hoy te pego un polvo y no te vuelvo a ver” o al tan escuchado “hoy me tiro a este”. Dejando paso a la mentira, la traición o los ya tan habituales “cuernos” y divorcios... ¿Pero qué os voy a contar? Podría pasarme el día poniendo ejemplos de acciones inexplicables que forman parte del S.XXI, pero aquí estamos... Haciendo como si nada, viviendo y ya está. Y da pena, mucha pena. Porque... dicen que “somos todo aquello en lo que creemos”, y hoy en día ya no se valora nada. Sí, esa es la palabra que podría definir todo lo que intento expresar... Ya no valoramos a las personas que nos acompañan pase lo que pase, ni si quiera encontramos tiempo para ellas... No valoramos la fuerza de un amor que puede con todo. No valoramos la confianza y lealtad familiar -lo que yo decía, no tenemos ni comidas un domingo a mediodía porque... ¿tenemos resaca?-. No valoramos los pequeños gestos de la vida, las verdades que lo dicen todo, ni los sentimientos. Sí, no valoramos los sentimientos de los demás, estamos demasiado ocupados en nosotros mismos. Pues lo que decía, una sociedad egoísta.

Es mi opinión, mi punto de vista, aquello en lo que creo. Puede que no esteis de acuerdo conmigo, puede que incluso os parezca una inocente ilusa creyendo que las cosas pueden cambiar, que podemos recuperar aquello del pasado que hacía felices a las personas a pesar de las guerras, el hambre, el machismo y todo aquello que ya hemos estudiado. Porque realmente hago balanza, y observo que en apenas 50 años hemos conseguido mejorar en una gran cantidad de aspectos -inimaginables en aquella época- y qué bien, qué orgullo... Aunque sigo haciendo balanza, y no sé bien si ha sido por esta rápida y fuerte transición, por influencias, o porque nos hemos acomodado... Pero, ¿Dónde está todo aquello que define quien es uno? Recordad que la vida es todo aquello que dejas atrás... El amor que proporcionaste y recibiste, la ayuda que ofreciste, los sueños que perseguiste y las amistades que estuvieron allí en el largo e intenso camino.

¿Mi consejo? Marcaros prioridades. Buscad en vosotros mismos aquello que queréis y gritadlo. Pedidlo. Defendedlo pase lo que pase, venga lo que venga. Quereos a vosotros mismos, pero no olvidéis a los demás. Demostrad vuestros sentimientos, no los escondáis. Valorad los detalles, virtudes y defectos que nos diferencian unos de otros. Recordad que el secreto está en ser feliz con poco, con las pequeñas cosas. Cierra los ojos y sueña. Pasea por la playa, siente la brisa que acaricia tus parpados, piensa en todas las cosas buenas que te rodean y aférrate a ese magnífico instante.

Cuando un hombre ama.

Cuando un hombre te ama,
no tiene tiempo para nada más,
no ve otra cosa
ni busca nada más.

Cuando un hombre te dice
que quiere vivir por ti,
síguelo, no dudes
porque te ama bien.

Cuando un hombre ama,
ama a una mujer,
no tiene tiempo
para nada más.

Cuando un hombre te ama,
da todo lo que puede dar,
te entrega su alma
y su libertad.

Si ese hombre ha llegado a ti,
si ese hombre se ha entregado a ti,
si no tiene más que amor para ti,
cree, vive por ti.

Cuando digo te amo,
no dejes de creer en mí,
no dejes de creer en mí.

Si ese hombre ha llegado a ti,
si ese hombre se ha entregado a ti,
si no tiene más que amor por ti
cree, vive para ti.

Cuando digo te amo,
no dejes de creer en mí,
no digas nada,
sólo cree en mí.

Cuando digo te amo,
sígueme, no lo dudes,
sígueme y ámame.


Soy.

Para mí, ninguna finalidad o propósito superior existe. La realidad que experimentamos los humanos no existe tal como la vemos. La realidad es incognoscible, por lo que entender lo externo siempre será inútil en lo práctico y sin sentido en lo teórico.
 
Dicen que soy nihilista... será. Tratan de echarme en cara que tengo una visión de vida errónea, una filosofía estúpida. ¿Realmente se sienten capaces de cambiarme? Si realmente conocen el significado de esa etiqueta,  si de verdad interiorizan lo que hablan ¿de verdad se sienten capaces de cambiarme?

jueves, 5 de septiembre de 2013

El ''amor''.

Desde siempre he pensado que las personas no somos objetos, no somos pertenencias y debemos mantener en todo lo posible nuestra libertad. Amar no significa acostarse con nadie más que con tu pareja, en todo caso, parte de amar es no hacer daño a tu pareja acostándote con otras personas. ¿Pero si el sexo para vosotros solo es una forma más de disfrute y a ninguno le importa que se practique con personas ajenas a la pareja?... En este caso, si nos reprimiéramos por ser pertenencias, no nos armaríamos, nos poseeríamos. Consideramos que la privación de libertad no es amor. El amor es compartir, es compañerismo, es atracción, es complicidad, respeto y admiración. No sexo. No posesión. Pero por lo general la gente se empeña en no aceptarlo y hacer afirmaciones gratuitas sobre nuestra relación. No son capaces de razonar. Lo que siempre pienso es ¿Qué gano estando con una persona a la que no amo? si no lo amara, no compartiría mi vida con él, no sacrificaría parte de mi independencia por compartir una vida juntos.

La educación.

Recuerdo mi época de estudiante y el horrible colegio en el que me obligaron a estudiar, con aquellos compañeros con los que nunca me llegué a llevar bien. Pero tuve la suerte de encontrar entre tantos a unos buenos profesores a los que les debo en gran medida lo que soy hoy. Ellos me enseñaron algo más que lecciones, me enseñaron a pensar por mi misma, me enseñaron la realidad que en general en los colegios se intenta tapar, me hablaron de aquellos temas tabúes que el colegio se empeñaba en no mencionar, me enseñaron a pensar, a ser crítica, a estar abierta a más opciones, a descubrir el maravilloso mundo de la lectura, del cine, del teatro, a ser inconformista, a luchar por lo que creo. Desgraciadamente estos profesores no estaban bien vistos entre la dirección y no duraban mucho más de dos años en el colegio.
Durante toda mi vida he estado escuchando historias sobre profesores que son censurados por hablar con los alumnos y alumnas sobre la homosexualidad, sobre el racismo, sobre la pena de muerte, sobre la religión... ¿Y todo por qué? Porque así evitan crear humanos que no están de acuerdo con la sociedad que nos rodea, que se dan cuenta de que el mundo está mal hecho, que hay cosas horribles que ocurren por nuestra culpa y evitan que salgan rebeldes, radicales y todos los eufemismos que se utilizan para designar a los inconformistas que luchamos por conseguir un mundo mejor, que luchamos por la justicia. Alegan que la educación debe ir a cargo de los padres, pero estos están bastante preocupados con llegar al fin de mes y poder comprar caprichos que a los hijos se les antoja como para hacer más que obligarles a hacer los deberes después de lo cual les dejan con sus amigos: el ordenador, la videoconsola y la televisión. Crean autómatas con la única necesidad de consumir enseñada por el televisor que tanto adoran.
¿Dónde quedan las inquietudes? ¿Dónde están las ideas? ¿Qué ocurre con la sabiduría? No existen, terminaremos por extinguir todo vestigio de inteligencia y preocupación social. Porque los padres no tienen tiempo de educar a sus hijos y las escuelas le conceden el privilegio a los padres y al final ¿por parte de quien corre la educación? De la televisión, que solo nos ofrece programas absurdos y anuncios de colonias protagonizadas por modelos anoréxicas, donde la importancia la tienen las más populares y la gente autentica la pintan como locos radicales que no tienen los pies en el suelo y que pierden el tiempo intentando alcanzar una utopía, en otros casos nos comparan con terroristas y la mayoría de las veces nos ignoran directamente.
La educación es demasiado importante como para cargarle el muerto a otro y es que ni siquiera debería estar a cargo de determinados padres que apenas saben llevar sus propias vidas bien. Ser padre (que puede serlo cualquiera) no te convierte en educador, no todos pueden acarrear la responsabilidad que supone de criar a un/a niñ@.
En la escuela se deberían enseñar unos valores basados en la ética, en la igualdad y en la justicia, desechando roles, desechando discriminaciones, despertando inquietudes, enseñando a valorar la cultura y dar mayor importancia al mundo intelectual que a la superficialidad, enseñando la autocrítica, motivándoles a marcarse metas, al crecimiento personal...
Educar correctamente no es alienar, alienar es lo que consigue la televisión. No es manipulación como dice la gente de derechas y la iglesia cuando salio la iniciativa de crear una asignatura llamada "educación para la ciudadanía" A mi me pareció una buena propuesta y creo que es algo indispensable, si se hace bien. Lo que más gracia me hizo fue cuando la iglesia habla de manipulación cuando es lo que hace ella con esa asignatura llamada "Religión" que durante tanto tiempo ha sido obligatoria y tanto se resisten en retirarla definitivamente. Esa asignatura tan poco objetiva que está plenamente destinada a que los alumnos sean católicos. Aquí no se admite una sola objeción pero educar fuera de la mentalidad cristiana ya es ir en contra del libre albedrío (Ese que nos otorgó Dios para que fuéramos capaces de matar, violar y robar) Pero luego nos quejamos de que los chavales nos incordien con el elevado volumen de su música y sus voces en el transporte público, de que no tengan respeto por nada ni por nadie, que haya acoso escolar, maltratos y violencia. Y yo digo bueno, es lo que querían, la educación a cargo de los padres. Y ¿qué hacemos entonces? ¿Educar a los padres para que eduquen a sus hijos? Me parece buena alternativa, pero tampoco se acepta. Entonces dejemos las cosas tal como están, pero luego no nos quejemos.
Las cosas no van bien y eso es porque algo falla y si algo falla hay que hacer algo para remediarlo Pero el ser humanos tiende a pensar que ya se solucionará solo. Y yo pienso en el futuro si todo sigue igual y nos veo con los mismos valores que en la edad media, con prensa amarilla y la literatura reducida a best sellers de novela rosa, muy tontos, pero eso sí, siempre guapos.

Una aclaración: Cuando hablo de la asignatura "Educación a la ciudadanía" No intento hacer propaganda electoral, no me considero de ningún partido en concreto ni una ideología en concreto, como en todo hay cosas con las que estoy de acuerdo y cosas con las que no, y por lo tanto me pueden parecer propuestas o iniciativas de algún partido político buenas, sin identificarme con él.

El ser humano ¿Qué es?

"El ser humano es lo peor que pudo engendrar la tierra"

Es un ser egoísta, todo lo quiere para sí.
Crea guerras para quedarse con el petróleo. Inventa la pobreza para chaparse en comodidad y oro. Mata a otros para deleitarse con el placer efímero del paladar. Super-puebla el planeta llevándolo al límite de la catarsis para sentirse realizados como padres. Despelleja por glamour. Destruye el mundo para crearse uno más cómodo para él. Esclaviza, tortura y encierra por encontrar una diversión basada en el sadismo. Contamina para ir más rápido.


La humanidad carece de empatía y por ello no le importa causar daño y destrucción, solo le importa una cosa: ELLA MISMA y en su ciego egoísmo se le olvidó que convivía con alguien más. Nunca busca la justicia, nunca busca lo mejor. Solo lo más... lo más grande, lo más cómodo, lo más bonito. Ha desterrado la buena voluntad y terminó intercambiándola por la superficialidad.


Tiene un ego ilimitado.

Desde que nace el ser humano está condenado a la egolatría, se cree especial. Más bien necesita creerse especial. No solo especial, necesita ser eterno y perfecto. Necesita ser único e inigualable. Como en seres especiales no tiene sentido que ellos mismos se denominen así, crean mitos y Dioses. Alguien superior, alguien creador, que, como cualquier padre a su, hijo le diga que es el mejor, el más listo y el más guapo. Y llega el ser humano creado a imagen y semejanza de un ser perfecto y claro, al ser a imagen y semejanza, el ser humano también es perfecto. Además recibe el don del alma eterna, y para ser aún mejores no son simples mortales, se ponen el mundo y el resto de animales a sus pies y así no sentir remordimientos y tener libertad para saciar su incurable afán de destrucción... La conciencia en un ser perfecto no tiene cabida

¿Pero que somos realmente?

NADA

Dominamos un pequeño fragmento de universo comparable a un grano de arena en el desierto. Nuestras vidas son tan insignificantes como una sola hormiga perdida entre todas las colonias de la especie juntas. Y cuando morimos apenas queda polvo...


Somos todos tan especiales que nadie lo llega a ser jamás, repetimos conductas y seguimos dogmas. Nada nos diferencia unos de otros y empezaron las discriminaciones por nuestro hambre insaciable de ser únicos.


Si soy Humano debo ser superior al resto de especies.
Si soy hombre a la mujer.
Si soy blanco lo seré a otras razas, etnias y culturas.
Si soy heterosexual al homosexual.
Si soy de un país, ciudad e incluso barrio lo seré frente a los que vivan en otro lugar.
...

Maldita necesidad de ser especial.

miércoles, 4 de septiembre de 2013

MediaSonrisa.

A punto de completar el puzzle que he hecho de ti.
Y sólo queda la última pieza que poner.
Esa pieza que, en cierto modo es insignificante, pero que a la vez lo significa todo por el hueco que deja si no estuviese.
Y ahora es como estar con esa última pieza en la mano.
Emocionado por ponerla y saber cómo queda el puzzle completo.

domingo, 1 de septiembre de 2013

Psicología del amor.



El amor es entre todas las emociones la más humana y la más compleja, la que más canciones y películas ha suscitado, pero, también es la que más nos cuesta comprender e interpretar. ¿Qué es realmente el amor?

Desde una perspectiva puramente biológica algunos dirían que es una interacción entre feromonas y oxitocina, otros que no es más que un instinto que asegura la supervivencia de la especie que ha evolucionado hasta hacerse más social.


Para esclarecer términos, habría que hablar por un lado de amor y por otro de “amor romántico”, el que entendemos que es amor hoy en día. El amor y la necesidad de afiliación son emociones universales inherentes en el ser humano, pero el “amor romántico” como base de la pareja estable, de más reciente aparición, se da sólo en las culturas occidentales, por lo que es relativo a la cultura y no universal ni contante.

Casi todas las personas tenemos una idea del amor muy idealizada, como un valor ensalzado, puro, universal, eterno e irracional que supera todas las barreras, de manera casi sobrenatural, la única forma de tener pareja estable y la formación de la familia, cuando hablamos de este tipo de amor hablamos de “amor romántico”, exclusivo de la cultura occidental y de nuestra época actual.

El amor según Sternberg está compuesto por tres variables, que en perfecto equilibrio componen la forma pura del amor:


Intimidad: Sentimiento de cercanía, unión y afecto hacia otra persona
Pasión: Estado de excitación mental y física caracterizado por vehemencia por otra persona
Compromiso: Relación de compañerismo sin que haya intimidad ni pasión


En realidad nunca se da una combinación perfecta de las tres variables, el ciclo amoroso no es constante y hace que mientras el amor romántico comienza con altas dosis de pasión y una creciente intimidad, se vaya transformando en amor compañero dónde baja la pasión, se mantiene la intimidad y aumenta el compromiso. Hay incluso quien le pone fecha a este cambio, entorno a los cuatro años, pero obviamente es muy difícil aproximar una fecha, debido a todas las variables que intervienen.

Muchas parejas no aceptan el cambio de “amor romántico” a “amor compañero” y lo interpretan erróneamente como el fin del amor. El tono emocional del amor compañero es más moderado que el del pasional, las pasiones extremas se transforman en comunicación, ternura, afecto y satisfacción, las claves de una relación duradera.