viernes, 30 de agosto de 2013

El amor llegará.

Si te digo un secreto
No se lo dirás ni a un alma
Tú mantendrás esto y lo conservarás vivo;
Porque está quemando un hoyo
Y yo no puedo conciliar el sueño
Y no puedo vivir solo en esta mentira.

Así que levanta la mirada
llévatelo,
Recibe esto a distancia
No mires debajo de la montaña..
Si el mundo no está girando
Tu corazón no regresará
A nadie, a nada, de ninguna forma.

Así que llévame, no me dejes;
Tómame, no me dejes.
Tranquilo, el amor llegará de un momento a otro
Sólo está esperando por ti.

Bueno, permanezco de pie en una encrucijada
De caminos altos y caminos bajos,
carreteras y calles.
Siento que todo está bien
Si es real esto que estoy sintiendo
No hay que fingir ni pretender
El sonido de las alas al viento
Del vuelo de una paloma.


Los girasoles tienden a buscar el Sol.

Ese galope que ningún mamífero puede proporcionar. Esa fuerza de lluvia que hace temblar la tierra. Esos acantilados en dónde jamás se ve el final. Esas águilas cuyo sonido es demasiado majestuoso para poder ser oído por ningún ser conocido. Aquel canto que ningún violín podrá contener. Aquella pisada que marca el principio y el final del camino. Concretizar los entresijos de tus intenciones es necesario. Sin embargo, al simplificarla omites muchos matices. No obstante, hay algo que es seguro: los girasoles tienden a buscar el Sol.

Instantes que nadie podrá arrebatarte.

Hablemos de los principios, de los ideales. Esos conceptos que se encuentran en decadencia -a veces son incluso inexistentes, para que engañarnos-. La cuestión es que esta tarde me he encontrado sentada en el parque, observando a una pareja joven comiéndose a besos, cerca de unos abuelos enamorados -sí, a pesar de la gran cantidad de divorcios diarios, aún hoy podemos pasear y encontrarnos a dos a...mantes que después de 50 años se quieren como el primer día, sorprendente ¿no?- que acompañaban a sus nietos a pasar unos momentos de felicidad infantil -sí, esa alegría que desprenden incluso sin un porqué-...


Y he llegado a casa, ¿y que queréis que os diga? Me ha dado por contaros todo aquello que se me ha pasado por la cabeza frente a esa situación. Y la cuestión es que me he enfadado. Sí, habéis leído bien. Me enfada vivir en este mundo loco, junto a esta sociedad materialista, egoísta e hipócrita. Que sí, que quizás esté exagerando, pero es que echo de menos las grandes verdades de la vida, aquellas pequeñas cosas que le dan sentido a nuestra existencia. La amistad, la unión familiar, el romanticismo, la importancia de valerse por uno mismo, la exigencia y el trabajo duro que conlleva la lucha por nuestros sueños, las conversaciones -añado: cara a cara-, el respeto... En definitiva, los principios. Aquellos ideales que dejan poco a poco de inculcarnos, que desaparecen día a día dejando paso a las tecnologías, a los programas de cotilleos, al “hoy te pego un polvo y no te vuelvo a ver” o al tan escuchado “hoy me tiro a este”. Dejando paso a la mentira, la traición o los ya tan habituales “cuernos” y divorcios... ¿Pero qué os voy a contar? Podría pasarme el día poniendo ejemplos de acciones inexplicables que forman parte del S.XXI, pero aquí estamos... Haciendo como si nada, viviendo y ya está. Y da pena, mucha pena. Porque... dicen que “somos todo aquello en lo que creemos”, y hoy en día ya no se valora nada. Sí, esa es la palabra que podría definir todo lo que intento expresar... Ya no valoramos a las personas que nos acompañan pase lo que pase, ni si quiera encontramos tiempo para ellas... No valoramos la fuerza de un amor que puede con todo. No valoramos la confianza y lealtad familiar -lo que yo decía, no tenemos ni comidas un domingo a mediodía porque... ¿tenemos resaca?-. No valoramos los pequeños gestos de la vida, las verdades que lo dicen todo, ni los sentimientos. Sí, no valoramos los sentimientos de los demás, estamos demasiado ocupados en nosotros mismos. Pues lo que decía, una sociedad egoísta.


Es mi opinión, mi punto de vista, aquello en lo que creo. Puede que no estés de acuerdo conmigo, puede que incluso os parezca una inocente ilusa creyendo que las cosas pueden cambiar, que podemos recuperar aquello del pasado que hacía felices a las personas a pesar de las guerras, el hambre, el machismo y todo aquello que ya hemos estudiado todos. Porque realmente hago balanza, y observo que en apenas 50 años hemos conseguido mejorar en una gran cantidad de aspectos -inimaginables en aquella época- y me siento orgullosa... Aunque sigo haciendo balanza, y no sé bien si ha sido por esta rápida y fuerte transición, por influencias, o porque nos hemos acomodado... Pero, ¿Donde está todo aquello que define quien es uno? Recordad que la vida es todo aquello que dejas atrás... El amor que proporcionaste y recibiste, la ayuda que ofreciste, los sueños que perseguiste y las amistades que estuvieron allí en el largo e intenso camino.


¿Mi consejo? Marca prioridades. Busca en ti mismo aquello que quieres y grítalo. Pídelo. Defiéndelo pase lo que pase, venga lo que venga. Quiérete a ti mismo pero no olvides a los demás. Demuestra tus sentimientos, no los escondas. Valora los detalles, virtudes y defectos que nos diferencian unos de otros. Recuerda que el secreto está en ser feliz con poco, con las pequeñas cosas. Cierra los ojos y sueña. Pasea por la playa, siente la brisa que acaricia tus parpados, piensa en todas las cosas buenas que te rodean, aférrate a ese magnífico instante y llévalo contigo siempre.

jueves, 29 de agosto de 2013

.Quiero.

Esta vez no quiero un chico perfecto. Esta vez lo que quiero es que me levantes la falda cuando yo te lo pida. Quiero que me beses por todo el cuerpo hasta hacerme temblar. Quiero tu pelo revuelto, tus ojos y tus labios burlones. Quiero que me lleves a donde sea, sin importarme el lugar, sin importarme lo que nos encontremos allí, vivir únicamente el momento contigo. No, no quiero que me hagas millones de regalos. No quiero que hagas lo que debes hacer si no lo que quieras. Quiero que me guiñes un ojo cada vez que miras a otra. Quiero escaparme contigo a cualquier lugar. Quiero hacerlo contigo una y otra vez. Quiero que me metas en líos porque sé, que luego, podrás sacarme de ellos. ¿Es que no lo ves? Por una vez en mi vida quiero vivir lo prohibido. Quiero sentir que cometer locuras contigo sí vale la pena. Quiero sentir que querer es lo mejor que puedo hacer. 

sábado, 24 de agosto de 2013

Mi locura, mi deseo, mi locura, mi idilio.



Con la esperanza dócil y las alas frágiles, me imagino un romance divino. El amor que dormita en el aliento irreal.


Ángel.

En los brazos de un ángel
Me alejo volando de aquí...

Desde esta fría y oscura habitación de hotel y lo interminable a que le temes...

Has sido sacado del resto
De tu ensueño silencioso...

Estás en los brazos de un ángel
Puede que encuentres algún confort allí...

viernes, 23 de agosto de 2013

Mi yo pesimista, mi yo racional y mi yo romántico.

Cada individuo encierra múltiples personalidades dentro de sí mismo y en algunas ocasiones se mezcla creando dentro de nuestra mente un debate interno que nos hace prácticamente imposible tomar cualquier tipo de decisión.

jueves, 22 de agosto de 2013

Media Sonrisa.

No quiero ilusiones que se llevan hasta que se desbordan y acaban rotas en el suelo por un manotazo.
No quiero falsas esperanzas que aparecen de forma fascinante y tan verdaderas que me hagan creer para luego desaparecer mientras me intento aferrar a ellas como quien abraza el humo.

Vida.

El día amanece gris, los rayos de sol se esconden tras unas nubes que despiertan en mí aquellos pensamientos escondidos... Las lágrimas rebeldes, los suspiros cansados, las batallas perdidas... El sol ha desaparecido en un día cualquiera de julio, y con él se ha llevado mi sonrisa permanente. De repente me encuentro analizando estos últimos años. Recuerdo personas que formaban parte de mi día a día y ya no están, momentos que me hicieron feliz y la vida me arrebató, sueños y esperanzas que la cruda realidad destruyó... Y mientras pasan por mi mente las continuas veces que caí por el precipicio, o tropecé con una o cien piedras, caigo en la cuenta de que siempre, sin excepciones, conseguí mirar al frente y levantarme. Seguí adelante, y no importaron las injusticias a las que me vi sometida, ni los gritos desesperanzados, ni si quiera importaron mis ganas de acabar con todo... Porque siempre conseguí aferrarme a la fuerza interior que la vida me enseñó a construir. Y de repente, vuelvo a sonreír. Soy una persona que nunca se rinde. Pase lo que pase, venga lo que venga, soy fuerte. Y me da el ataque de risa, porque también estoy un poco loca, pero sobretodo porque ahora sé que nada ni nadie será capaz de destruirme. La vida ha sido una buena maestra, y yo como buena alumna he aprendido, de todo. Porque lección tras lección, fui marcando mi personalidad. Y estoy muy contenta con ella. Si, me quiero mucho. Creo que valorarse a uno mismo es el secreto para ser feliz y así poder regalar felicidad a quien se lo merece. Recalco el “a quien se lo merece” porque precisamente ese fue el temario del libro que es la vida que más me costó aprender, puesto que en una sociedad hipócrita y egoísta al más bueno se le toma por tonto. Y yo fui tonta demasiado tiempo. Pero dicen que todo pasa por algo, ¿no? Quiero pensar que sí, darle sentido a todo, a lo bueno o a lo malo, a lo lógico o a lo irracional, a las pequeñas cosas o a los grandes acontecimientos.. Todo tiene su porqué. Todo tiene sus consecuencias. Todo es importante, porque solo se vive una vez. Y lo que hagas hoy, serán los recuerdos de mañana. Y tus sueños e ilusiones, todo aquello que marcará tu futuro.
Salgo al balcón y me estremezco, el sol me saluda y sonríe. También ha conseguido hacer frente al mal tiempo. Y así, de repente, vuelvo a esconder el pasado en mi memoria. Me siento observando el paisaje y me enciendo un cigarrillo, ahora pienso en el ahora. La vida es curiosa a veces... Tengo problemas como todo el mundo, a decir verdad me rodean por todas partes, pero soy feliz. Muy feliz. Quizás sea porque a medida que pasan los años, es decir, las experiencias, aprendes a ver las cosas desde otra perspectiva. O quizás sea porque últimamente he conocido personas capaces de transformar sus palabras en actos y todo parece más fácil, más bonito, más de color marfil. Sea por lo que sea, últimamente despierto con ganas de comerme el mundo. Últimamente valoro la vida, no espero el momento indicado. Cojo cada momento y lo hago perfecto, a mi manera, pero perfecto al fin y al cabo. 
A veces, sin ningún motivo, me da por reír. También lloro cuando lo necesito, pero me río muchísimo. Y aquí está el secreto, el método con el que decidí vivir... Afrontar la vida con optimismo, ser positivo y sonreír, siempre sonreír. Porque el simple hecho de pensar que todo saldrá bien, que pase lo que pase debes seguir adelante, soluciona la mitad de cada problema. Y lo digo con conocimiento de causa.


jueves, 8 de agosto de 2013

Nivel intermedio.

Porque las personas no son malas, ni buenas, ni todo siempre es blanco o negro; porque existen los grises... a veces nos portamos bien y otras mal, a veces lo hacemos a conciencia y otras sin querer.
Que ni eres antipático, ni simpático, ni el más malo del mundo, ni el más bueno, ni serás el más feo, ni el más guapo. Que tú, eres TÚ.
Con tus días buenos y tus días malos. Me encanta odiarte para después quererte otra vez, y me encanta quererte para después volverte a odiar.

¿Qué es amor?

En realidad, soy transparente. Descubrirías que me gustan los pequeños detalles. Pon el ojo en mi cámara y mira el mundo a mi manera, puede que así comprendas todos mis miedos. Ve, coge mi álbum de fotos y sabrás de qué hablo, cuando digo que no podría vivir sin mis recuerdos. Pasa el dedo por mis uñas, así quizás entiendas que soy frágil y me consumen los nervios, o simplemente cierra los ojos, pon las manos en mis mejillas y sabrás si la vergüenza ha desaparecido. Acércate a mi cuello y te hablará de mis sensaciones. Desnuda mi sonrisa, desliza tu mano por debajo de mi ropa, muérdeme, haz que tiemble, susúrrame al oído que todo irá bien.

El amor.

Y de repente, estás ahí. Encuentro inesperado. Y lo sé. Y te miro. Y estás triste. No sé de donde has salido, pero quiero saber a donde vas. Te busco. Y te encuentro. Y sé que esto es un poco extraño, pero es que eres tú. Y sé que vas a pensar que estoy completamente loca, pero es que es ahora. Lo sé.
Verás, nos conocemos desde siempre, de otras vidas o algo así, aunque nunca creí mucho en eso, la verdad. Prefiero pensar que nos hemos conocido en sueños. Y en lo que sí creo es en que mi destino y el tuyo es encontrarnos y vivirnos, esto solo ha sido una toma de contacto, el "érase una vez" de la historia.
No, no hay manera. No encuentro la manera de explicarlo sin que parezca una locura. Tal vez esté soñando demasiado, estas cosas no suceden… no a mí. 
O simplemente esté completamente loca. Seguramente sea eso. 
Pero te vuelvo a ver. Y mis ideas de amores reencontrados vuelven contigo. Y vuelvo a pensar que es un poco extraño, pero es que siempre me encantó lo extraño. Siempre me encantaste tú.

domingo, 4 de agosto de 2013

Mente en color marfil.

-Yo... Yo no sería eso que ves de mí si tú no hubieses aparecido. Eres el causante.

-Lo que digo sólo son letras que forman palabras que bailan por y para ti. Son tuyas. Mis palabras van dedicadas.
Esto que digo, ahora que te lo cuento, ya te pertenece. Porque tú también eres la causante de esto. Sin ti, estas palabras quedarían en nada, vacías, quimeras en el limbo. Pero ahora se vuelven tan reales como tú y como yo. Y se vuelven tuyas. De mí para ti.

(MediaSonrisa)

Me rompe los esquemas.

-Es que la letra es tan... Dios...
"Dimeeee dime que va a ser de ti sin mi"
Es SIMPLE y BRUTAL
Normalmente, cuando uno tiene una relacion o algo así y al final se va todo a la mierda, siempre (o por lo menos yo) en un primer instante lo normal es pensar en qué va ser de mí sin esa persona.
Qué va a ser de mí sin ti.
Pero aquí, es todo lo contrario.
Dentro de lo triste que es la canción, no es tan triste. Es cautivadora y me hace sacar una sonrisa.
Es como decir, "si, vale, te irás, pero piensa en lo que harás cuando estés sola sin mí."
Dime qué va a ser de ti sin mí.
Pero aun así, aunque crea y sepa que te irás, se hace la promesa de hacer todo lo posible porque ella se quede.
Siempre y cuando, si se queda, sea para ir a mejor, para mejorar ambos, como pareja y como individuos.
Pero después, todo eso da un giro al final de la canción cuando dice "Tú te alejas y cantas..." Y viene de nuevo el estribillo final.
Y te das cuenta de que no es él quien piensa en lo de "Qué hará ella sin mí", sino es al revés. Todo vuelve al origen.
Él, perdido con falsas esperanzas.
Ella, marchándose.

-Puedo publicar esto en mi blog?
Me has dejado sin palabras. La he estado escuchando todo este tiempo sin interiorizarla. Merezco la muerte.

-No, es normal.
Yo al principio sólo me quedaba con el estribillo, cuando la veía en la tele, aquí en un canal que dan de televisión con videoclips
Pero desde que empecé a engancharme, mirar la letra y todo eso, me llegó.
Y empecé a pensar.
Y entonces te das cuenta de que algo es mucho mas bello aún de lo que ya era.
Como tú.

(MediaSonrisa)


.

-Ojalá y pudiera tener una noche de incendio contigo.

-Si tuviéramos esa noche, me echarías en cara que no se volviese a repetir.

-Si tuviéramos esa noche diría 'Creo que voy a empezar a romperme' y no dejaría que te escabulleses de entre las sábanas.

Aprender.

Dice un viejo cuento sufí que cuando un niño está en el seno de su madre tiene todo el conocimiento del mundo.
Sabe cuántas estrellas hay en el firmamento, cuántas gotas hay en el mar y cuántos granos de arena en el desierto. Conoce los misterios del cielo y las estrellas, y conoce hasta la última letra de la Torah.
No hay misterio sobre la faz de la tierra que desconozca, ni misterio en el cielo o el mar que no pueda resolver.
Pero cuando está a punto de nacer, su ángel de la guarda baja del cielo y colocando un dedo sobre sus labios sella todo su conocimiento dentro de él, y le susurra una sola palabra:"Aprende."

sábado, 3 de agosto de 2013

Demasiado bueno para ser verdad.

La nieve está cayendo. Estamos cerca. Suena la ciudad... Ciudad de luces de desenfoque. Quiero esfumarme, desaparecer.

Tus labios son cálidos, incluso en el aire de invierno. Al tomar tu mano, caminamos calles familiares.
Ahora que estás aquí conmigo, veo tus ojos. Te ves tan feliz ahora... Como los copos de nieve. La tierra en sus oscuras cejas.


Hay tantas cosas que quiero... Quiero decir, ¿Te sientes vivo cuando estoy a tu lado? ¿Crees que el amor puede existir tan pronto?
Espero que te sientas como yo. Te sientes como yo.


Caminamos por las escaleras. Nos despedimos bajo el cielo de medianoche. Te voy a dejar. Sí, mirando en tus ojos te digo que te voy a dejar.


Sólo el tiempo dirá si esto es algo cierto. Si se trata de una etapa que pasa, porque todo lo que tenemos es nuevo. Todo esto parece bueno. Demasiado bueno para ser verdad.



Pozos.

A veces es necesario ir hasta abajo del todo para poder impulsarte hacia arriba. Aprieta los dientes, flexiona las rodillas y salta con fuerzas para salir del pozo. Esa es la vida.
Una constante entrada y salida de pozos imaginarios, más o menos profundos, en los que caes y tienes que tratar de fugarte con el menor número de rasguños posibles.


viernes, 2 de agosto de 2013

Rise.

Una cosa que he aprendido es que nunca debes mirar atrás.
El pasado está muerto y enterrado. No obtienes nada viviendo ahí. Todo es acerca del hoy.
Pero he estado teniendo estos sueños. En ellos nada es real. Nada es sólido, todo es fantasía. Mierda. Una ilusión. 
En estos sueños, soy una vida que ya se ha ido. 
El hoy significa nada. Hoy es sólo un fantasma que me persigue.
Estoy en el fin del mundo, al borde de las cosas. Pienso dejarme ir. Pienso en caer. 
Hice algo una vez. Mis fantasmas no me dejan olvidarlo.
Una vez que corres, te acostumbras a estar asustado. Ya casi no lo noto. Un murmuro de fondo. Pero a veces se torna fuerte como si alguien hubiera subido el volumen. Tienes que sentirlo, realmente sentirlo. Acéptalo. Pero luego es sólo ruido otra vez. Nunca dejas de escucharlo. Jamás. 


James Cook.