sábado, 1 de junio de 2013

Intenciones.

El nieto pretende sorprender a su sabio abuelo tratando de hacerlo fallar en su respuesta:
-Abuelo... Adivina. Tengo un pajarito atrapado en las manos. ¿Está vivo o está muerto?
Planea dejar volar al animal si el abuelo le dice que está muerto o estrujarlo entre sus dedos si contesta que el ave está viva.
La vida realmente vivida es la única fuente de la sabiduría, así que con sus años a cuestas el anciano contesta:
-Depende de tu intención, muchacho, depende de tu intención.
Lo mismo pasa con casi todas nuestras acciones. Lo mismo pasa con las religiones.
Lo que se aleja de la senda correcta o del camino auténticamente espiritual es, en todo caso, la intención de algunos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario