viernes, 7 de junio de 2013

El adiós.

No se dice. Acude a nuestros ojos, a nuestras manos. Tiembla, se resiste. Dices que esperas -te esperas- desde entonces, y sabes que el adiós es inútil y triste. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario