viernes, 24 de mayo de 2013

Crecer es cambiar de plano.

El desarrollo de la personas es inevitable. Vivimos aprendiendo y esto es algo que nos gusta, que nos sirve y nos complace.
Aprender es una cosa y crecer es otra cosa.
Dos conceptos tan relacionados y tan diferentes como:
Cumplir años y madurar.
Haber leído mucho y saber.
Entender y vivir.

Un día, más tarde o más temprano, sucede. Un día, llegamos arriba, al lugar más alto. Y cuando creemos tenerlo todo, abrimos otra puerta. Esta puerta da paso a otro plano del que nunca habíamos tenido noticia.
Nunca se nos había pasado por la cabeza que este plano, en el que nos habíamos movido desde siempre, no era el único.
Recién llegados al nuevo plano, uno siente un extraño déjà vu.
Otra vez está allí, abajo, en el rincón... Otra vez solo... Otra vez temeroso y a ratos desesperado...

No hay comentarios:

Publicar un comentario