jueves, 14 de marzo de 2013

Piensa bien y acertarás.

Los sentimientos no hay que fingirlos. Yo también digo lo que pienso y hago lo que siento en el momento. Y creo que esa, que parece una virtud, es mi mayor desventaja. Te hace actuar por impulsos, sin pensar bien. Y el resultado puede ser hacerte daño a ti mismo o, lo que es peor, hacer daño a otros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario