lunes, 18 de marzo de 2013

Arte.

No son sueños, son propósitos de vida. Un sueño es impredecible porque no se sabe si podrá cumplirse. 
Dedicarme al arte no es un sueño, es un hecho. Un progreso que me ha costado años y seguirá costando. Es mi forma de vida.
Los sueños son irreales pero los propósitos no. No siempre y cuando seas constante a tus sentimientos y yo lo soy.

No hay comentarios:

Publicar un comentario