domingo, 3 de febrero de 2013

Ponte tus zapatos, debes estar orgulloso de quien eres. Jamás dejes que nadie te diga que no eres hermoso.

Últimamente he sido difícil de alcanzar. He estado mucho tiempo sola. Todos tienen un mundo privado donde pueden estar solos. 
¿Estás llamándome? ¿Estás tratando de comunicarte? ¿Estás extendiendo el brazo para mí? Yo estoy extendiendo mi brazo para ti...

Estoy tan jodidamente deprimida, parece que no puedo salir de esta caída. Si pudiera superar este bache... pero necesito algo que me saque de este basurero.
Recibí mis moretones, recibí mis golpes, caí y me levanté en seguida. Pero necesito esa chispa para levantarme psicológicamente, para levantar el micrófono.
No sé cómo ni por qué, ni dónde, terminé en esta posición en la que estoy. 
Comienzo a sentirme distante otra vez, así que decidí levantar esta lapicera sólo para intentar dar un respiro, pero simplemente no puedo admitir o enfrentar el hecho de que quizás ya esté acabada, necesito una nueva salida.
Y sé que algunas mierdas son difíciles de tragar, pero no puedo sentarme y revolcarme en mi propia sombra. Pero sé un hecho, seré un acto difícil de seguir. Aquí hoy, desaparecida mañana, 
pero tú tendrás que caminar mil millas.

En mis zapatos, sólo para ver lo que es ser yo. Yo seré tú, cambiemos de zapatos, sólo para ver cómo sería. Sentir tu dolor, tú sientes el mío, ir dentro de la mente del otro. Sólo para ver qué encontramos, mirar la mierda desde los ojos del otro. No dejes que te digan que no eres hermoso. Todos pueden irse a cagar, sólo sé leal a ti.

Creo que estoy empezando a perder mi sentido del humor. Todo es tan tenso y melancólico... Yo 
casi siento que tengo que revisar la temperatura de la habitación. Apenas entro, todos los ojos sobre mí, así que intento evitar cualquier contacto visual porque si hago eso, entonces se abre la puerta de la conversación, como si quisiera eso... No busco más atención, yo sólo quiero ser justo como tú. Pasar desapercibida con el resto de la habitación. Quizás sólo me señalen el baño más cercano. No necesito un maldito sirviente tratando de seguirme a todos lados y limpiarme el culo.
Reír de cada chiste que digo y la mitad de ellos ni siquiera son graciosos como "AAHHH! eres tan graciosa, deberías ser una comediante, demonios"... Desgraciadamente lo soy, sólo me escondo detrás de las lágrimas de un payaso. Así que por qué no se sientan todos, escuchan la historia que estoy por contar. No tenemos que cambiar nuestros zapatos y no tienes que caminar mil millas.

Nadie pidió una vida para tratar con estas malditas manos que lidiamos. Tenemos que tomar las cartas, volcarlas, no esperes ninguna ayuda. Ahora yo podría sentarme en mi culo, y molestar y gemir. O manejar esta situación en la que estoy y levantarme y conseguir lo mío. Nunca fui el tipo de chica que espera en la puerta y empaca sus maletas. O sentarse en la entrada, esperanzarse y rezar con que aparezca un papá que nunca lo hizo. Sólo quería encajar en cada lugar, cada escuela a la que fui. Soñaba con ser esa chica cool aunque significase actuar como una estúpida. Luego aprendí mi lección porque ya no intentaba impresionar a mis amigos.
Supongo que todos tendríamos que caminar unas millas en los zapatos del otro por lo menos. 

Eminem.


No hay comentarios:

Publicar un comentario