viernes, 15 de febrero de 2013

Es una pena cuando alguien, forzado por las circunstancias o por miedo a hacer el ridículo, renuncia a generar y exponer esa pequeña chispa que lo hace especial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario