martes, 22 de enero de 2013

Quiéreme si te atreves.

-Me gusta jugar a las tabas y al monopoli, pero solo cuando soy la banca.
Me encanta jugar a las canicas, siempre gano.
El juego de la oca es una idiotez aunque menos que las damas, el cubo de rubik y todas esas tonterías de los países del este.
Las adivinanzas no son lo mío.
Los dados, las cartas y la rayuela, están bien.
El corre que te pillo tiene un pase pero eso es todo...
Pero hay un juego al que jamás hay que jugar, he dicho, ¡Ja-más! Aunque os lo proponga vuestro mejor amigo... Me refiero a dejarse sepultar en un bloque de hormigón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario