jueves, 15 de noviembre de 2012

Todo suena a música.

Cuando algo en la vida te resulte grave, cambia de ritmo. La variación del tiempo evita la monotonía. Si mantenemos el movimiento adecuado en cada compás, ningún problema nos hará medir mal nuestros pasos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario