lunes, 5 de noviembre de 2012

Nadie dijo que fuera fácil.

Mirarte al espejo después de haber caído en lo más profundo y decir ''hasta aquí llegué'' es un acto de valor, un reconocimiento personal y tal vez un primer paso hacia un destino mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario