miércoles, 28 de noviembre de 2012

Me quería.

Él dijo:

About a girl

She’s amazing,
The first thing in my head at the morning,
the last one before going to bed.
With her I feel happy,
After seeing her I just want to see her again.
There’s just one girl in the world
and is her.

domingo, 25 de noviembre de 2012

Y hoy...

Todo me supera. No tengo esperanzas, no tengo ganas de salir adelante, no soporto la situación, estoy viviendo sin vivir. Y quiero acabar con este dolor, y sólo se me ocurre una forma... la forma más cobarde de todas.

miércoles, 21 de noviembre de 2012

Co-razones. (Carlos Salem)

No hace falta que me digáis eso de que perdéis la cabeza
por eso de que sus caderas...

Ya sé de sobra que tiene esa sonrisa
y esas maneras
y todo el remolino que forma en cada paso de gesto que da.

Pero además la he visto seria ser ella misma
y en serio que eso no se puede escribir en un poema.

Por eso, eso que me cuentas de que mírala cómo bebe las cervezas
y cómo se revuelve sobre las baldosas
y qué fácil parece a veces enamorarse.

Todo eso de que ella puede llegar a ser ese puto único motivo
de seguir vivo y a la mierda con la autodestrucción...

Todo eso de que los besos de ciertas bocas saben mejor es un cuento que me sé desde el día que me dio dos besos y me dijo su nombre.

Pero no sabes lo que es caer desde un precipicio y que ella aparezca de golpe y de frente
para decirte, venga, hazte un peta y me lo cuentas.

No sabes lo que es despertarte y que ella se retuerza y bostece,
luego te abrace,
y luego no sepas cómo deshacerte de todo el mundo.

Así que supondrás que yo soy el primero que entiende
el que pierdas la cabeza por sus piernas
y el sentido por sus palabras
y los huevos por un mínimo roce de mejilla.

Que las suspicacias,
los disimulos cuando su culo pasa,
las incomodidades de orgullo que pueda provocarte
son algo con lo que ya cuento.

Quiero decir que a mí de versos no me tienes que decir nada,
que hace tiempo que escribo los míos.

Que yo también la veo.
Que cuando ella cruza por debajo del cielo solo el tonto mira al cielo.

Que sé como agacha la cabeza, levanta la mirada y se muerde el labio superior.

Que conozco su voz en formato susurro
y formato gemido
y en formato secreto.

que me sé sus cicatrices
y el sitio que la tienes que tocar en el este de su pie izquierdo para conseguir que se ría,
y me sé lo de sus rodillas
y la forma que rozar las cuerdas de una guitarra.

Que yo también he memorizado su numero de telefono
pero también el numero de sus escalones
y el numero de veces que afina las cuerdas antes de ahorcarse por bulerías.

Que no solo conozco su última pesadilla,
también las mil anteriores,
y yo sí que no tengo cojones a decirla que no a nada
porque tengo más deudas con su espalda
de las que nadie tendrá jamás con la luna (y mira que hay tontos enamorados en este mundo).

Que sé la cara que pone cuando se deja ser completamente ella,
rendida a ese puto milagro que supone que exista.

Que la he visto volar por encima de poetas que valían mucho más que estos dedos,
y la he visto formar un charco de arena rompiendo todos los relojes que la puso el camino,
y la he visto hacerle competencia a cualquier amanecer por la ventana: no me hablen de paisajes si no han visto su cuerpo.

Que lo de "mira sí, un polvo es un polvo",
y eso del tesoro pintado de rojo sobre sus uñas
y solo los sueños pueden posarse sobre las cinco letras de su nombre.

Que te entiendo.
Que yo escribo sobre lo mismo.
Sobre la misma.

Que razones tenemos todos.

Pero yo
muchas más que vosotros.

martes, 20 de noviembre de 2012

Romeo and Juliet

Romeo, enfermo de amor, canta una serenata callejera deprimiendo a todo el mundo con su canción de amor. Encuentra una farola apropiada, sale de las sombras, y dice algo así como: "¿Qué hay de nosotros, nena?"
Julieta dice: "¡Ah! ¡Es Romeo!, casi me matas del susto"
Él, bajo la ventana.
Ella canta "¡Laralá! Mi chico ha vuelto" No deberías venir por aquí, despertando a la gente con tus canciones. De todos modos, ¿qué le vamos a hacer?

"Julieta, los dados estaban trucados desde el principio y aposté y estallaste en mi corazón y olvidé, olvidé... la canción de la película. ¿Cuándo te vas a dar cuenta de que, simplemente, no era el mejor momento? Julieta"
Van por distintas calles, calles de vergüenza ambas sucias, ambas vulgares, y el sueño era el mismo. Y soñé tu sueño por ti y ahora tu sueño es real. ¿Cómo me puedes mirar como si yo fuera uno más de tus líos?

Puedes ceder por cadenas de plata, puedes ceder por cadenas de oro, puedes enamorarte de atractivos desconocidos y de sus promesas.
Tú me lo prometiste todo, me prometiste el oro y el moro, y ahora sólo sueltas: "¿Romeo?
Ah! Sí, tuve una historia con él." Julieta, cuando hacíamos el amor solías llorar
Te decía: "Te quiero como a las estrellas del firmamento. Te querré hasta la muerte"
Hay un lugar para nosotros, ya conoces la canción ¿Cuándo te vas a dar cuenta de que no era el momento apropiado, Julieta?

No sé hablar como lo hacen en TV y no sé hacer una canción de amor como se debería hacer. No lo puedo hacer todo, pero haría cualquier cosa por ti. No puedo hacer nada excepto estar enamorado de ti.

Todo lo que hago es extrañarte, y a la forma como estábamos juntos. Todo lo que hago es mantener el latido y las malas compañías. Todo lo que hago es besarte a través de los versos de un poema. Julieta, haría las estrellas contigo en cualquier momento.

Julieta, cuando hacíamos el amor solías llorar. Te decía: "Te quiero como a las estrellas del cielo. Te querré hasta la muerte"
Hay un lugar para nosotros, ya conoces la canción ¿Cuándo te vas a dar cuenta de que no era el momento apropiado, Julieta?

Romeo, enfermo de amor, canta una serenata callejera deprimiendo a todo el mundo con su canción de amor. Encuentra una farola apropiada, sale de las sombras, y dice algo así como: "¿Qué hay de nosotros, nena?"


domingo, 18 de noviembre de 2012


Esto es amor.

Es la primera vez en cuatro años que siento que mi vida pueda cambiar. A bien. A ser realmente feliz. No imaginas el sentimiento tan fuerte que tengo hacia ti. 
Han sido tantas las veces que he querido desaparecer... he estado completamente segura de que nadie notaría mi ausencia si no estuviera.
Así me sentí el Viernes. Me sentí como cuando te dejan. Como cuando amas a alguien y ese alguien no te ama, no ser correspondida. Sentí que ya lo había perdido todo. Quería desaparecer.
No estoy orgullosa de haberte besado hoy porque me siento muy dolida, pero me superan mis sentimientos. Porque contigo no quiero desaparecer. Contigo soy realmente feliz.

Nada es igual.

Hay nubes grises que cogen su color al estar cerca de la luna. Hay nubes sin sombra. Hay nubes densas, blancas y brillantes cuyos bordes se tocan. Hay velos blanquecinos formados por cristales de hielo. Nubes como rebaños. Hay nubes negras como montañas oscuras, que en unos instantes cubren el cielo y anegan la tierra de lluvia.Hay nubes como velo de cristal. Y nubes pesadas como castillos. Nubes que nos recuerdan la cara del ser que amamos. Y nubes con rostros que no queremos recordar. Siempre viví mirando al cielo y nunca encontré dos nubes idénticas. Así quiero morir. Mirando las nubes y buscando la pregunta a una respuesta que no conozco.

Deseos.

Ten cuidado con lo que deseas, porque puede hacerse realidad. Lo decían las historias del abuelo, los proverbios chinos, las canciones. Estaba escrito con luces de neón en las calles por las que caminaba, en los escaparates, en el aire, en las caras anónimas con las que me cruzaba, en los parques, en el cielo, en ti. 
Podría haberlo evitado antes de que llegara la noche, podría haber huido del precipicio en vez de saltar al vacío en el último domingo de verano.
Pero aquello no iba conmigo. Y otra vez me encontraba en la misma estación de autobús que tantos besos me había robado años atrás. Solo que la historia era distinta y yo menos niño, o eso pensaba. Arrastraba conmigo una lista de ochenta y ocho razones por las que debía hacerlo, todas absurdas cuando empezó a sonar la música y mis pies abandonaron el suelo. Entonces llegó la calma que trae tu tempestad, las insignificantes sobras de tus días, las verdades a medias que me regalas para no verme triste. Y olvidaba todas las palabras que tenía para ti, porque hasta el perfume más caro del mundo tiene envidia del olor de tu piel, y ni siquiera lo sabes. Igual que yo no sabía lo difícil que es volver a bajar después de haber sobrepasado los límites del cielo. Más pequeño que nunca, perdido en lo grande que me quedaba aquel viaje.
Tuve que conseguirlo para aprender que es mejor que la realidad ilusione, pero sin llegar a cuajar. Que es necesario tener algo por lo que vivir, pero aguantar sin quemarlo. Desear lo inalcanzable, pero nunca llegar a alcanzarlo. 
Las aceras derretidas por el calor, las luces de neón en cada esquina, en mi cabeza aquella canción... Y estas ganas de retroceder, resetear, borrar. De ser como los demás. Los que se conforman, y no buscan adueñarse de ese trocito que no les corresponde. Ese que nos lleva a tropezar.

viernes, 16 de noviembre de 2012

No es cualquiera.

Busca a alguien que te coma con la mirada, que te ahogue al abrazarte, y que lo haga con tal fuerza, que se te salgan las tripas por la boca, que te bese en todos los semáforos. Que te cubra con una manta cuando te quedes dormida, y que le tenga envidia al sueño por no dejarle ver quién eres cuando cierras los ojos. No busques que te inviten a copas, que te lleven en coche, que te hagan regalos, que te follen medio bien ni que te digan cosas bonitas.
Eso puede hacerlo cualquiera, busca a la persona que te haga sentir especial.

La vida es así.

Me he decepcionado con personas que nunca me había pensado decepcionar, pero también he decepcionado yo a otras, seguro. Me han hecho feliz personas que pensé que en la vida conseguirían algo de mi. He dado abrazos para proteger a alguien del mundo. Me he reído en situaciones en las que no debía y también he llorado en los momentos menos oportunos. He hecho amigos eternos, enemigos, he sido rechazada y también he sido amada; he vivido de amor, he vivido dependiendo de alguien como una completa idiota pero he sido jodidamente feliz, he llorado escuchando muchas canciones y viendo fotos, recordando momentos íntimos, pasando por muchos lugares. Me han hecho sentirme viva, me he fijado en muchas personas, me he enamorado de algunas sonrisas en una décima de segundo. He vivido, estoy viviendo y seguiré haciéndolo.

jueves, 15 de noviembre de 2012

Todo suena a música.

Cuando algo en la vida te resulte grave, cambia de ritmo. La variación del tiempo evita la monotonía. Si mantenemos el movimiento adecuado en cada compás, ningún problema nos hará medir mal nuestros pasos.

lunes, 5 de noviembre de 2012

La extraña que hay en ti.

Es horrible temer el sitio que una vez amaste. Ver una esquina que antes conocías perfectamente y tener miedo de su sombra, no atreverte a subir unos escalones familiares. Nunca he sabido lo que es vivir con miedo, tener miedo de volver a casa sola, miedo de encontrar polvo blanco en el buzón, a la oscuridad y a la noche. Tener miedo a la gente, siempre he creído que el miedo era cosa de los demás, la gente mas débil, nunca lo había sentido. Hasta que ocurrió, y cuando te alcanza sabes que siempre ha estado ahí, al acecho, bajo la superficie de todo cuanto amabas y se te eriza el bello, se te encoge el corazón y ves caminar a la persona que una vez fuiste y te preguntas si volverás a ser esa persona.

Mar adentro.

Mar adentro, mar adentro. Y en la ingravidez del fondo, donde se cumplen los sueños se unen tantas voluntades para cumplir un deseo. Un beso enciende la vida con un relámpago y un trueno. Y en una metamorfosis mi cuerpo no es ya mi cuerpo. Es como penetrar al centro del universo. El abrazo más pueril y el más puro de los besos, hasta vernos reducidos en un único deseo. Tu mirada y mi mirada como un eco repitiendo sin palabras: más adentro, más adentro. Hasta el más allá del todo por la sangre y por los huesos. Pero me despierto siempre, y siempre quiero estar muerto. Para seguir con mi boca enredada en tus cabellos.

Nadie dijo que fuera fácil.

Mirarte al espejo después de haber caído en lo más profundo y decir ''hasta aquí llegué'' es un acto de valor, un reconocimiento personal y tal vez un primer paso hacia un destino mejor.

domingo, 4 de noviembre de 2012

Boom.

Yo no necesito que ningún médico me trate. No necesito ninguna píldora o terapia. Puede que funcionara mejor para algunos, pero eso no es para mí.
No hay que cruzar los siete mares. No es necesario escribir una obra maestra. Y no tengo que desempeñar un papel de fantasía en una industria de cine.
Y todo porque cuando estoy contigo mi mundo entero comienza a florecer. Todo lo que quiero hacer es estar sentada aquí a tu lado. Cuando estoy contigo me siento menos confundida.



Music is my hot hot sex


sábado, 3 de noviembre de 2012

Consciente, hiperconsciente.

Me han recomendado que me aleje de mí. Soy un hombre asustado, voy dando traspiés. Qué idiotez por mi parte, por el amor de dos.
Ecos de una nostalgia van a conducir a pequeñas desgracias que debí predecir... predecir el pasado para no defraudar quien estuvo a mi lado cuando me derrumbé.  
Soy consciente ..

Music is my hot hot sex