martes, 23 de octubre de 2012

¿Quieres que te hable de él?

Bien. Él es mi canción favorita. Una de esas canciones míticas que sabes que te gustará siempre y no te podrás cansar nunca de escucharla. Él es así. Es como un beso de buenos días, acompañado de una sonrisa mañanera, o como una ducha caliente en un día de frío polar. Él es como un abrazo. Un abrazo de esos que necesitas en un día depresivo. Podría decir incluso que él es todo. Pero no en el sentido típico de la palabra. Todo de verdad. Todo aquello que, una vez que lo pierdes, piensas que ya la vida no sirve más que para darte copias baratas e imitaciones absurdas de la mejor canción de amor que hayas escuchado jamás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario