lunes, 24 de septiembre de 2012

Caperucita Roja

Hola Caperucita Roja, tienes muy buena pinta. Eres todo lo que un lobo feroz podría desear.
Caperucita Roja, no creo que las chicas como tú debieran estar caminando por estos bosques viejos y fantasmagóricos solas.
¡Qué ojos tan grandes tienes! El tipo de ojos que a los lobos vuelven locos, así que para vigilar que no te persiguen voy a acompañarte.
¡Pero qué labios carnosos que tienes! Estoy seguro de que atrarerán a alguien malo. Así que hasta llegar al lugar de tu abuela creo que debes andar conmigo para estar a salvo.
Voy a mantener mi traje de oveja hasta que me demuestres que en ti se puede confiar. Caperucita Roja me gustaría tenerte si pudiera, pero puede ser que pienses que soy un gran lobo malo, así que no lo haré.
¡Qué gran corazón que tengo. Incluso los lobos malos pueden ser buenos. Voy a tratar de ser bueno sólo para caminar cerca, a tu lado. Quizás veas las cosas a mi manera antes de llegar a casa de la abuela.
Caperucita, eres todo lo que un lobo feroz puede desear.

No hay comentarios:

Publicar un comentario