jueves, 31 de mayo de 2012

El abrazo de la muerte

Cuando una mujer se nos mete en el corazón difícilmente se la puede desterrar de él. Es como la brizna de manzana que se introduce entre los dientes. Ni el recurso de arrancarla con un trozo de celofán de un paquete de cigarrillos da resultado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario