jueves, 12 de abril de 2012

No es hasta que tocas fondo cuando por fin te das cuenta que estás acabando con tu vida. Ese momento en el que ya lo has perdido prácticamente todo a pesar de haber tenido multitud de oportunidades para rectificar.
Es cuando las palabras comienzan a tener sentido y no son simples teorías de adultos.
En este momento hay dos caminos, a elegir uno:
Tirar la toalla asumirlo todo y volver a comenzar.

Y lo único que te hará feliz es ese último...
Al fin  y al cabo, nadie merece ser un frustrado toda su vida.









"Aprendí que no se puede dar marcha atrás, que la esencia de la vida es ir hacia adelante. La vida, en realidad, es una calle de sentido único."



No hay comentarios:

Publicar un comentario