lunes, 6 de febrero de 2012

Las cosas por las que sueño, las cosas que hago por amor, las cosas por las que dedicaría mi vida... no las hago por intelecto. Las hago por sentimientos, por pasión.
Es hora de que siga por el mismo camino que tiempo atrás dejé aparcado. Nadie puede impedir que haga lo que quiero. Nadie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario