viernes, 3 de febrero de 2012

Decídete y triunfarás.

La causa de tu presente es tu pasado, al igual que la causa de tu futuro es tu presente. Deja de ser un títere de las circunstancias porque tú mismo eres tu destino. Aprende a nacer desde el dolor y a ser más grande que el más grande de los obstáculos. Y recuerda: cualquier momento es bueno para comenzar y ninguno es tan terrible como para darse por vencido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario