lunes, 23 de enero de 2012

Siempre me considero una yonki del amor, enganchada a mi propia droga. Pero lo que nunca digo es que yo misma puedo ser adictiva. 
¿Te atreves a sufrirme?

No hay comentarios:

Publicar un comentario