jueves, 27 de octubre de 2011

Por amor a...

Es increíble lo que uno llega a hacer, lo que uno deja de hacer, lo que llega a cambiar la mente, lo que uno llega a condicionarse... por amor.
Puede parecer pasteloso, repetitivo y poco original que casi todo el mundo haga referencia a ese sentimiento como si fuese el único que guía nuestras vidas. Incluso yo antes lo miraba con retintín, pero creo que ya sé lo que es, he comprendido su importancia y lo mucho que llega a cambiar a una persona. Es más, creo que es verdad, la vida se dirige por amor.
Amor por las cosas que luchamos, nuestros objetivos. Si una persona no tiene propósitos está simplemente vivo, pero no está viviendo.
Amor por nosotros, por querer algo y luchar por ello. Por tener expectativas buenas de futuro. Por querer nuestra propia felicidad.
Amor por los otros, y creo que esto es lo más importante. ¿Qué sería de nosotros sin nadie? No tendríamos con quien comunicarnos, con quien vivir nuestras experiencias, con quien hablar, reír, compartir y ser feliz. No tendríamos con quien disfrutar de cualquier placer. Ni tampoco podríamos aprender de alguien, no habría nadie que nos aconsejara y nos enseñara.
Y cuando nos enamoramos de alguien...
¡Qué bonito es! Parece que todo es perfecto, que nuestro mundo gira en torno a esa persona, que nada os va a separar, que nada más importa que la felicidad de los dos. Que esa persona te dedique una sonrisa, que te mande un mensaje a las tantas de la noche, que una tarde deje de hacer algo que le guste por salir contigo, que comparta sus experiencias, anécdotas y pensamientos propios, que te diga lo mucho que te quiere, que jamás se había sentido así y le gusta lo que está sintiendo y... que te bese, y que ese beso sea con sentimiento, que te haga volar, que sientas mariposas en la barriga, que creas que estás en la Luna aunque estén sentados en un banco, que pienses que debe ser un sueño porque es imposible que algo tan hermoso pueda existir. Es un bien estar difícil de explicar pero el más maravilloso de todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario