jueves, 13 de octubre de 2011

Podríamos aprovechar este instante. ¿Sabes todo lo que puede pasar en unos segundos? Bastaría con que sonrieses, con esa sonrisa tan increíble que tienes. Yo sentiría ese calor en el corazón que sueles provocarme. Entonces, uno de los dos, no importa cual, no podría seguir resistiendo el deseo de besar al otro. Y bastaría ese instante, unos segundos, para cambiarlo todo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario