miércoles, 19 de octubre de 2011

El futuro es consecuencia del presente. Si decides ver las cosas mal ahora, mañana no van a cambiar, seguirán igual de mal. Así que no trates de olvidar los problemas, supéralos porque nada ni nadie merece que dejes de sonreír a la vida por un hecho que ya pasó.
No estés aquí por estar vivo, hay que estar para vivir. La vida sólo se vive una vez, así que si decides estar bien habrá merecido la pena. 
Y recuerda: cuando se cierra una puerta se abre otra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario