domingo, 30 de octubre de 2011

¡Pasión!

Sin pasión no hay creación artística, porque sólo la sublimación de los sentidos te permite liberar cuanto llevas dentro.


¿ENTIENDES?

Las grandes personas caminan siempre a la misma altura que los demás, nunca pisan cabezas al andar.



Ángel Trujillo.

viernes, 28 de octubre de 2011

NUEVO MILENIO

La libertad es una grieta en la puerta del miedo. La libertad siempre encuentra la forma de pasar el rato.
Que no te clonen, dilo, grítalo. Que no te clonen.
Mi casa está donde pongo los zapatos, pero voy descalza.
Aquí todos lloramos mientras ángeles y demonios bailan.
CADA HOMBRE ES TANTOS HOMBRES QUE CUESTA ENCONTRAR AL TUYO.
Tengo razón, la tengo, y estoy equivocada..
Hay 97 formas de decir 'te quier' y todas valen.
Las flores no te atacan si tú no las arrancas. Muerde la espina.
TODOS LOS IDIOTAS SE ENAMORAN: ASÍ QUE MUÉRETE, LISTO.
Si tu amor se aburre llévalo a ver La Luna llena.
Estoy mojada, me siento mojada, mi mente está seca.
Avísame cuando la vida empiece porque quiero despertar.
Nueve, siete, cinco, abril, mayo, enero, ¿por qué? Hay días eternos que no necesitan un número.
¿Es este el circo de la vida? Hola, soy el payaso.
Mezcla los colores y bébete el vaso. Mira tu mierda.
Escupe al cielo y apártate con un paso rápido.
Ahora sé mucho más que cuando era vieja.
El tiempo dibuja tu cara, a golpes de escoplo y martillo.
La vida dibuja tu alma bañándola cada día con ácido.
QUIERO ENTRAR EN TI, PERO NO QUIERO LLAMAR A TU PUERTA.
DESNÚDATE, QUÍTATELO TODO, PERO DÉJATE EL CORAZÓN.
Droga de invierno, mono de primavera, muerte de verano. Y en los otoños el recuerdo de tantos olvidos.
Ella es caliente de día y fría de noche. Contracorriente. Él espera de día y llora de noche. Contracorriente.
Cuando el dolor llega demasiado pronto ya es demasiado tarde.
¿POR QUÉ DEBERÍAS OLVIDARME SI UN DÍA ME AMASTE?
Dime que me quieres y te diré quién eres.
Llevas una vida buscándome, y siempre he estado en ti.
TE HARÉ SENTIR TODOS LOS PLACERES, PERO NO PUEDO HACERTE PENSAR. PIENSA.
Sé fuerte, sé fuerte, sé fuerte, pero después cede y rómpete.
Nunca he estado aquí antes, por eso no sé qué hacer.
Repite una mentira tres veces hasta que sea verdad.
Una verdad crece con el tiempo hasta convertirse en mentira.
Estás arriba, estás abajo, estás en medio. Ninguna parte. No puedo ver el color de tu ira si no te abres, corazón.
¿Qué hora es? ¿Ya ha llegado el momento?
Ve a la cara oculta de la Luna y grita "¡un, dos, tres"!.
Fui a comprar futuro al súper. Me dijeron que estaba en "congelados".
Me siento tan sola que si tuviera lágrimas lloraría.
La vida me debe algo, ¡oh sí!, pero he perdido el resguardo.
Todos los idiotas saben que nunca se gana. Y siguen jugando.
"Adiós, tengo un empleo mejor". Era mi ángel de la guarda.
Lee la letra pequeña. La vida es un contrato muy largo.
Eh, eh, camino por el filo de la navaja y no me hace daño.
Planté un árbol y dije "He triunfado". ¿Lo sabía ese rayo?
He bajado del tiovivo. Sólo daba vueltas en círculos.
No escribas canciones de amor si no estás enamorado.
¿Te imaginas a ti y a mí juntos y felices? ¡Oh, Hollywood, filmado!
Soy una perdedora, lo soy. He ganado el primer premio. Soy una ganadora, lo soy. He perdido los miedos mientras vivía.
Te apuesto a que soy más infeliz que tú. ¿Doble o nada?
Tener mala suerte es mucho mejor que no tener nada de suerte.
Le asomaba el dolor por la garganta, y se lo tragó despacio.
Tu esqueleto es un gran arpa sin cuerdas.
Traía unos pocos sueños para comer, pero olvidamos el pan.
Hay un camino hacia el amor. ¿Por qué no han hecho un puente?
Adiós, mamá, me voy. Volveré si no encuentro una entrada.
Eh, tú, la del espejo. ¿Puede saberse qué miras?
A los "mañanas" les falta publicidad, ¿o sabes cómo es uno?
Mañana, mañana, mañana, siempre esperando y luego nada. Hay un mañana tramposo después de cada mañana inútil.
Océanos que buscan sus orillas van a la deriva.
Si hoy llueve, ¿cuántas posibilidades hay de que mañana luzca el sol?
El viento me trae nombres del pasado. La muerte su rostro.
Abre la ventana. No, esa no, la que da a la vida.
No pongas fotos en mi tumba, pero mantenla limpia.
No te quiero, no te quiero, pero puedes persuadirme.
Llaman a la puerta, sal brazos en alto o disparando.
Uno de los dos se irá primero. Avísame si soy yo.
El pájaro de la jaula pide libertad. Tú le das almizcle. Idiomas.
"No pido más", dice el Tiempo. "¿O esperas llevártelo?
No puedes complacer a todos. Basta que te complazcas tú.
La vida es una novela que siempre acaba mal. Muere el protagonista.
Pasó una mariposa y me gritó: "Demasiado tarde"
Pero aún es pronto, aún es pronto, aún es pronto... ¿verdad?
Fíjate, ya estoy de vuelta y esto se ha terminado.

Rabia

Rabia.
Siento rabia.
Me dicen que es debido a la edad, a que soy adolescente y no sé qué me sucede. Me dicen que ésta es la mejor parte de la vida, y que un día, pese a todo, la recordaré con mucho cariño. Me dicen que lo malo de la adolescencia es que pasa muy rápido, y que no te enteras de que ha pasado hasta que..., pues eso, hasta que ha pasado y entonces la echas de menos.
Vale, pues qué bien.
Quiero decir que me importa un pimiento todo ese rollo. A mí me duele aquí y ahora, y lo que venga mañana..., vendrá mañana. A lo peor se me acaba la adolescencia y el día anterior me pilla un coche y adiós. O sea que la promesa de un mañana mejor y lleno de buenos recuerdos me resbala, me importa un maldito pimiento. Estoy harta de mi adolescencia. Harta de sentirme mal y no saber por qué. Harta de tener ganas de llorar, y de gritar, y de amar y de muchas cosas más, sin saber de dónde vienen o adónde van, como si mi cabeza tuviera un agujero negro por el que se me escapara la energía.
¿A quién se le ocurriría esa palabra? ¡porque mira que es estúpida! ¡A-do-les-cen-cia! Suena como Disneylandia, pero en siniestro. Puro camuflaje. La odio
Sé que me afecta. Sé que siento rabia. Eso es lo que sé, lo que cuenta y lo único que me importa. Una rabia fuerte que me ahoga, que me domina, que me hace estar así, con esa cara, y esa pose, duele demasiado. Así que no puede serlo.
Y eso de que pasa rápido... A mí me parece que llevo una eternidad anclada aquí, sin moverme, quieta. Cada día, cada semana, cada mes. Los fines de semana se pasan en un abrir y cerrar de ojos, pero de Lunes a Viernes el tiempo se mueve muy despacio. Los veranos son un soplo, el resto es letargo. Estudiar, las broncas diarias, los malos rollos, el "a ver qué harás mañana", "estudia, estudia, estudiaaaaa"... Todo está en contra. ¿Y qué es todo? Pues todo. Eso es todo: TODO.
¿Y qué sucede con lo que me gusta a mí? A MÍ. No a ellos. a mí. Qué pasa si yo quiero vivir, escribir, cantar, viajar, amar, ser amada... Quiero el mundo, y lo quiero ahora. Nada de esperar. "Hay que sufrir y trabajar para ganártelo", "Cada cosa a su tiempo", "Ahora te toca callar y prepararte para el mañana, cuando seas mayor de edad ya harás lo que quieras". A mí es que esas frases hechas me la traen floja. Eso y la solemnidad de los mayores es que... Ellos también me dan rabia. Es que... bueno, no sé si me explico. Supongo que no. Si supiera explicarlo sería más fácil. Pero sé lo que siento y punto.
Y me siento sola, rabiosa y encendida.

(Recomiendo este libro)

jueves, 27 de octubre de 2011

Por amor a...

Es increíble lo que uno llega a hacer, lo que uno deja de hacer, lo que llega a cambiar la mente, lo que uno llega a condicionarse... por amor.
Puede parecer pasteloso, repetitivo y poco original que casi todo el mundo haga referencia a ese sentimiento como si fuese el único que guía nuestras vidas. Incluso yo antes lo miraba con retintín, pero creo que ya sé lo que es, he comprendido su importancia y lo mucho que llega a cambiar a una persona. Es más, creo que es verdad, la vida se dirige por amor.
Amor por las cosas que luchamos, nuestros objetivos. Si una persona no tiene propósitos está simplemente vivo, pero no está viviendo.
Amor por nosotros, por querer algo y luchar por ello. Por tener expectativas buenas de futuro. Por querer nuestra propia felicidad.
Amor por los otros, y creo que esto es lo más importante. ¿Qué sería de nosotros sin nadie? No tendríamos con quien comunicarnos, con quien vivir nuestras experiencias, con quien hablar, reír, compartir y ser feliz. No tendríamos con quien disfrutar de cualquier placer. Ni tampoco podríamos aprender de alguien, no habría nadie que nos aconsejara y nos enseñara.
Y cuando nos enamoramos de alguien...
¡Qué bonito es! Parece que todo es perfecto, que nuestro mundo gira en torno a esa persona, que nada os va a separar, que nada más importa que la felicidad de los dos. Que esa persona te dedique una sonrisa, que te mande un mensaje a las tantas de la noche, que una tarde deje de hacer algo que le guste por salir contigo, que comparta sus experiencias, anécdotas y pensamientos propios, que te diga lo mucho que te quiere, que jamás se había sentido así y le gusta lo que está sintiendo y... que te bese, y que ese beso sea con sentimiento, que te haga volar, que sientas mariposas en la barriga, que creas que estás en la Luna aunque estén sentados en un banco, que pienses que debe ser un sueño porque es imposible que algo tan hermoso pueda existir. Es un bien estar difícil de explicar pero el más maravilloso de todos.

domingo, 23 de octubre de 2011

Risto Mejide

Cualquiera puede estrecharte entre sus brazos. No hay que ser muy listo, ni muy fuerte, ni muy sabio, ni muy nada. Alguien va, abre sus brazos de par en par y te envuelve de carne y huesos. Y qué. El pavo relleno hace lo mismo y conozco a poca gente ansiosa por meterse dentro.
Desde que encima hay desconocidos que los dan gratis por la calle, el valor del abrazo ha caído en picado. Y la verdad que no me extraña. Puede que algunos abrazos no cuesten dinero, pero lo que sí tienen en común todos los abrazos mal dados es que siempre, a la no tan larga, salen muy caros.
Quizá por eso ninguno de los intentos que he podido leer por ahí, tratando de descifrar la aparentemente sencilla liturgia del acto de abrazarse, me ha ayudado demasiado. Quizás por ello vaya a ser yo el próximo en naufragar.
El abrazo viene a ser a las relaciones humanas lo que el cargador al teléfono móvil. Mejor que nunca te lo dejes en casa, no sea que lo acabes suplicando a las 3 de la mañana ante cualquier recepción de hotel.
Para dar un abrazo en condiciones, en primer lugar, hay que haberlo extrañado mucho, hay que haberlo extrañado bien. Los que no tuvieron tiempo de despedirse saben perfectamente de lo que estoy hablando. Los que nunca se atrevieron a pedirlo, también.
Su significado es siempre el mismo, bajo cualquier circunstancia, en cualquier país, de cualquier lengua, credo o tradición, y parte de la segunda condición fundamental para dar uno como dios manda. Necesitas lo que significa. Y significa, en esencia, que no estás solo.
A partir de aquí, los requisitos se van complicando. Y es que todo depende de tener algo muy fuerte en común. Algo que, de pronto y sin haberlo previsto, sintáis los dos con la misma intensidad. Se trata de un momento, de un solo instante. El tiempo justo para que ese algo tan real y tan verídico no pueda dibujarse con palabras.
No sé si me explico. Pero si eso ocurre, todo cambia. Desde ese momento, abrazarse ya es otra cosa. Estáis atrapando verdades. Una cacería de instantes. Un compresor de realidad. Enzarzarse en las ganas del otro y apretar hasta que se extingan.
Me fascinan los abrazos bien dados. Creo que resultan aún más memorables que cualquier palabra, gesto o relación. La única forma física conocida que tiene el ser humano de parar el tiempo. El único punto y seguido entre todo lo que se puede llegar a sentir.
No sé muy bien por qué hoy me ha dado por hablar de esto. Supongo que porque creo que andamos muy faltos de abrazos reales. O quizás porque a más de uno, hoy le vendría muy bien. 
El caso es que, lamentablemente, a los abrazos les pasa como a los besos, las caricias, los matrimonios, o las patadas en los huevos. Si no los consumes a tiempo, acaban todos caducando.

viernes, 21 de octubre de 2011

Tienes que luchar por lo que quieres pero si no quieres algo no lo tienes y punto. Si quieres a alguien hay que tratar de conseguir a esa persona, pero si no quieres a alguien no puedes estar con alguien sin sentir nada. ¿Qué hay que hacer cuando quieres a una persona y esa persona no te quiere?... ¿rendirse?, ¿seguir luchando?, ¿esperar a que te quiera? ... ¿Qué hay que hacer?

miércoles, 19 de octubre de 2011

El futuro es consecuencia del presente. Si decides ver las cosas mal ahora, mañana no van a cambiar, seguirán igual de mal. Así que no trates de olvidar los problemas, supéralos porque nada ni nadie merece que dejes de sonreír a la vida por un hecho que ya pasó.
No estés aquí por estar vivo, hay que estar para vivir. La vida sólo se vive una vez, así que si decides estar bien habrá merecido la pena. 
Y recuerda: cuando se cierra una puerta se abre otra.

jueves, 13 de octubre de 2011

Podríamos aprovechar este instante. ¿Sabes todo lo que puede pasar en unos segundos? Bastaría con que sonrieses, con esa sonrisa tan increíble que tienes. Yo sentiría ese calor en el corazón que sueles provocarme. Entonces, uno de los dos, no importa cual, no podría seguir resistiendo el deseo de besar al otro. Y bastaría ese instante, unos segundos, para cambiarlo todo.


martes, 11 de octubre de 2011

¿Alguna vez han despertado de un sueño sin poder, por unos momentos, separar la frontera entre la realidad y el mundo donde soñamos?. De hecho, confieso que eso me pasa en ocasiones aún estando despierto, cuando me pierdo soñando y me dejo ir a ese mundo que existe más allá de la realidad.


Sí, bien. Bueno... las relaciones no permanecen siempre igual. No puede ser siempre amor, felicidad y silencios incómodos. La gente no puede ser siempre perfecta porque eso no es real, porque las cosas cambian... ¿verdad? 
¿Qué haces cuando te decepcionan? Jode de verdad, eeh...?
Debes dejar de quererle
Es... ¿es eso posible?
No, no lo creo.


sábado, 8 de octubre de 2011

Hold up

Mantente firme. Sostente. No tengas miedo. Nunca podrás cambiar lo que ya pasó. Puede tu sonrisa brillar. No tengas miedo, tu destino puede ser mejor si lo intentas. Porque todas las estrellas se están desvaneciendo, solo trata de no preocuparte, algún día las volverás a ver. Toma lo que necesites y sé como tú eres, deja de hacer llorar a tu corazón. Levántate, vamos. ¿Por qué te asustas? nunca podrás cambiar lo que ya pasó. 
Deja de hacer llorar a tu corazón. Todos nosotros somos las estrellas, nos estamos desvaneciendo, solo trata de no preocuparte.


Oasis

lunes, 3 de octubre de 2011

Oculto


No hemos inventado nada nuevo, ni siquiera hemos aprendido a amar, estamos perdidos... como en un sueño. El amor debería ser un milagro en el que soñamos la felicidad del otro. Por eso no creas nunca que el amor te pertenece, porque en ese preciso instante desaparecerá... como un sueño, porque el amor es un sueño en el que sueñan dos.