domingo, 21 de agosto de 2011

No quiero dudas escondidas entre besos, ni culpas ahogadas entre abrazos, ni miedos temblando entre caricias. No quiero siempres, ni mañanas, ni tu vida entera, ni tus labios míos. No quiero atardeceres nuestros, ni recuerdos de canciones, ni fotos en la cartera. No quiero que olvides un pasado, ni siquiera que lo enfrentes, que lo superes, que lo ganes. Es tuyo y si quieres lo comparto. Puedo dormir con él, contigo, entre nosotros. No quiero que lo evites. No quiero que te mientas, ni me mientas. No quiero que te arrepientas. No quiero ser tu próximo pasado. No quiero que me quieras, si no vas a saber quererme.

viernes, 19 de agosto de 2011

En 65 palabras te quiero.

Te quiero porque creo que entiendes como soy.
Te quiero porque a ti te puedo contar lo que a nadie le puedo contar,
porque puedo sentir que mi vida a tu lado cobrará sentido y dejará de estar vacía.
Te quiero porque me preguntaste cuantos años tenía cuando murió mi padre,
y eso nadie me lo había preguntado jamás.
Te quiero tanto que me gustaría…
-¿Qué te gustaría?
-Se me agotaron las palabras. Supongo que 65 son pocas, ¿no?


Tu vida en 65 minutos
Se debería empezar muriendo y así ese trauma está superado. Luego te despiertas en una residencia mejorando día a día. Después te echan de la residencia porque estás bien y lo primero que haces es cobrar tu pensión. Trabajas cuarenta años hasta que seas bastante joven como para disfrutar del retiro de la vida laboral. Entonces vas de fiesta en fiesta, bebes, practicas sexo y te preparas para empezar a estudiar. Luego empiezas el cole, jugando con tus amigos, sin ningún tipo de obligación, hasta que seas bebé y los últimos 9 meses te pasas flotando tranquilo con calefacción central, room service, etc. Y al final abandonas este mundo en un orgasmo.


Hero

¿Qué queréis las mujeres? ¿Qué queréis? ¡Queréis putos supermanes! Queréis tíos fuertes pero que tengan tipín, que tengan pinta de atormentados pero que sean graciosos. Os gustan poetas, pero un poco brutos. Queréis que sean constantes pero que sepan sorprenderos, queréis que sean sinceros pero que conserven el misterio, que estén locos por vosotras pero que pasen de vuestro culo. Queréis que sean guapos pero que la belleza no importe, que tengan un buen rabo pero que el tamaño de igual... joder! ¡Queréis súper héroes del equilibrismo! Queréis que tengan la capacidad de abriros el cielo en un momento pero solo para vosotras. Queréis que no tengan secretos pero también que sean como desconocidos cada vez para que luego podáis sentir las putas hormiguitas en el estómago. ¡Lo queréis todo coño! Todo.

sábado, 13 de agosto de 2011

Tres metros sobre el cielo

Ya no hay vuelta atrás, lo sientes, y justo entonces intentas recordar en qué momento comenzó todo y descubres que todo empezó antes de lo que pensabas, mucho antes... y es ahí justo en ese momento cuando te das cuenta de que las cosas solo ocurren una vez, de que todo se acaba, y que por mucho que te esfuerces, ya nunca volverás a sentir lo mismo, ya nunca tendrás la sensación de estar a tres metros sobre el cielo.