sábado, 2 de julio de 2011

Es inevitable seguir respirando cuando pasas cerca. Pero para siempre me parece mucho tiempo, y una noche es poco rato.
Nadie sabe lo que corre por mi cuerpo cuando tus ojos me gritan de esa manera que me hace enmudecer, no me pidas que viva sólo con cinco sentidos, siempre voy a querer más. Pero si algo tengo claro, es que me jugaría la boca, por morder tus labios.


No hay comentarios:

Publicar un comentario