lunes, 28 de marzo de 2011

Opuestos.

Ella es razón, él corazón. Ella es blanco, él negro. Ella es música que amansa a las fieras, él rock que martillea los oídos. Ella es un chiste malo inesperado, él humorista. Ella es un argumento sólido, él es una reacción poco común. Ella es ensalada, él es comida basura. Ella duerme, él sueña. Ella es aire acondicionado, él es brisa. Ella es viernes por la noche, él es domingo perezoso. Ella es saludo cordial cuando llega, él es achuchón al despedirse. Ella es paraguas, él lluvia. Ella respira, él suspira. Ella es mapa, él territorio desconocido. Ella es explicación lógica, él es un sinrazón. Ella es física, él química. Ella es una carcajada espontánea, él una sonrisa torcida. Ella es futuro, él es hoy y ahora. Ella es quien debería ser, él es quien sueña ser. Él es él. Ella es ella. Él no puede vivir sin ella. Ella no puede vivir sin él. Son el norte y el sur, el polo positivo y el negativo. Pero se necesitan. Porque los polos opuestos, al final, siempre se atraen.



No hay comentarios:

Publicar un comentario