domingo, 26 de diciembre de 2010


Pasado el tiempo te das cuenta de que aquella persona ya no es lo que era, que ha cambiado. 

Tras años y años esa persona no es la misma, es distinta por algo. Quizás esa persona no se de cuenta de su cambio, pero a ti te duele. Esa persona era tu ''amigo'', y ahora ya no sabes ni siquiera si es una persona. 

Te decepciona por algo que hace o que no hace, te duele que no sea como antes. 
Lo vuestro era pura confianza, y ahora esa confianza da asco. 
Fíjate en las malas personas... sí, en esas que van avasallando al que pillan por delante por creerse superiores a los demás sin cortarse ni un pelo..., en este aspecto nunca te decepcionarán porque cuando te den la puñalada ya sabrás que tarde o temprano lo iban a hacer... En cambio, a aquellos que tomabas por buenas personas, que te llamaban amigo ,  ponían cara de buena persona y decían ''cuenta conmigo para todo lo que quieras'', todo con el fin de enterarse de tu vida y jodértela más... eso sí que decepciona porque te esperabas bien de esa persona y recibiste lo contrario. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario