martes, 7 de diciembre de 2010

Existir es una aventura


Hay situaciones en la vida en las que uno piensa: "que mala suerte que tiene esa persona, menos mal que no soy yo." Pero no nos damos cuenta el horrible dolor que puede sentir esa persona ante esa situación. Somos egoístas. Solo pensamos en nosotros mismos y en vez de intentar ayudar a quienes lo necesitan, nos aferramos a lo nuestro y dejamos de lado esos problemas que cargan otros. ¿NO NOS DAMOS CUENTA QUE PODEMOS SER NOSOTROS? Sí, lo sabemos, pero lo que sentimos es miedo no compasión. No queremos enfrentarnos a los verdaderos problemas de la vida, lo ignoramos y no le damos importancia. Desgraciadamente todos pasamos por malos momentos, la verdad que hay más malos momentos que buenos, y cuando vemos que es a nosotros al que le ha tocado ese problema no lo queremos asumir, y pensamos cosas tan estúpidas como...¿POR QUÉ A MÍ? Es una pregunta muy difícil de contestar, yo creo que no tiene respuesta, pero también es muy egoísta, y...¿POR QUÉ A OTRO?
Hoy estamos, pero mañana no se sabe. 
Hay tantos obstáculos en esta vida. Creemos que todo va bien, que tenemos una vida afortunada y que nunca nos sucederá nada malo... y es ahí cuando se presentan los pequeños obstáculos que pueden llegar a ser muy grandes.
La vida es un puro misterio y aveces hay situaciones en los que uno dice ¿Para qué vivir si no tengo más que problemas?. VIVE EL PRESENTE Y APRENDE DEL PASADO. No te preocupes por lo que harás mañana, preocúpate por lo que haces hoy para que mañana siga bien. 
Es obvio que la vida es muy difícil y que todavía nos queda tanto camino por recorrer... pero tengo claro una cosa, la vida da muchas vueltas y no todo siempre será un mal día.
No me arrepiento de existir, es la mayor aventura que uno puede tener, y por supuesto, el mejor regalo que a uno le pueden hacer.


No hay comentarios:

Publicar un comentario