viernes, 12 de noviembre de 2010

Nostalgia

Nostalgia de algo que no he tenido, pero he creído tener.
¿Cómo se siente alguien cuando tiene a una persona a su lado en quién confiar?
No, no me refiero a esos que le cuentas cualquier tontería sin importancia, con esos que sales de vez en cuando y te ríes un rato. Esos que confundes con tus amigos pero en realidad simplemente son personas con las que estar porque a tus espaldas te falsean.
Me refiero a algo más profundo. Alguien en quien confiar. ¿Sabes lo que significa?
Es poder hablar con una persona de tus problemas, preocupaciones, alegrías, temores... con la seguridad de que no pondrá tu vida en la calle. Es alguien que aunque veas las veinticuatro horas del día no te cansas de ver porque siempre tenéis tema de conversación. Alguien con quien irías hasta el fin del mundo si fuera necesario. Una persona que conoces, pero conoces de verdad, que nunca os ocultaríais nada porque sois dos en uno. Que si se enfadan se perdonan. Una persona a la que no haga falta contarle tus mejores experiencias porque las ha vivido contigo. Alguien tan unido a ti que ante la tristeza llore contigo y ante la alegría ría. Alguien con quien compartir, crecer, madurar, soñar, explorar, querer... Un amigo. Esa persona que encuentras porque el destino os unió, la cual tuviste gran suerte de encontrar. Es alguien a quien querer... alguien a quien amar. ¿Quién sabe? Incluso te puedas llegar a enamorar de esa persona.
Sí, tengo nostalgia de eso.


No hay comentarios:

Publicar un comentario